EL TERCER HOMBRE


Escrito Por: Aker

Aventura para EXO

Lo que he hecho ha sido coger uno de los módulos más plagiados de Internet: El tercer hombre, de Jordi Cabau, una aventura para La llamada de Cthulhu que puedes encontrar aquí., probablemente una de las aventuras de rol más plagiadas de todo Intenet (puede encontrarse en multitud de páginas, muchas de las cuales dudo que le hayan pedido permiso al autor para reproducirlo, y reescribirlo varias veces para diversos juegos (concretamente los juegos a los que más le doy ultimamente: Exo, 7ºMar, Aquelarre y Alatriste. Si me animo estas dos duras semanas de estudio que tengo por delante, puede que incluso lo adapte a algun juego más. De todas maneras tampoco es cuestión de agobiar una vez tras otra con el mismo módulo… aunque alguien que se lea todas las versiones puede que descubra que no he hecho más que escribir sobre el texto de Jordi Cabau (quien espero que me perdone por usar y abusar de su aventura original de este modo, (he intentado comunicar con él sin lograrlo…).

EL TERCER HOMBRE (para EXO)

Aventura para un personaje en solitario, preferiblemente humano, cromter, lixnel o veddio. Nada de psiónicos muy poderosos (primer o segundo horizonte como mucho). Se recomienda intercalar la partida en una campaña en la que el PJ vaya a verse obligado a permanecer un cierto tiempo en Oeon o, con las debidas modificaciones, en cualquier otro planeta del antiguo Imperio de Oeon o incluso del poco hospitalario Tyran, en cuyo caso la modificación sería tan fácil como convertir en tyranos a los PNJs y sustituir al PL por la Fa.Ra.Li.

Introducción
Ciudad de Oeon, finales del 3457…

El PJ ha llegado a este planeta, que hasta hace apenas unos meses era la capital del Imperio de Oeon, en viaje de negocios, ya que viaja en calidad de representante oficial de la PSI Consulting, una corporación con sede en la RFP que presta servicios de asesoría psiónica a otras corporaciones (ver anexo). Su misión consiste en reunirse con varios empresarios locales, clientes potenciales todos ellos, como paso previo a la creación de una nueva sucursal de la corporación en este lugar. Ésta es una gran responsabilidad para un simple ejecutivo junior como es el PJ, así que el lograr llevar a buen término estas negociaciones con toda seguridad supondrá un definitivo impulso a su carrera profesional y, ¿quién sabe? si lo hace bien quizás resulte ser uno de los elegidos para dirigir la nueva delegación.

La PSI Consulting es una empresa dedicada a prestar servicios a otras empresas en materia psiónica, también es la más grande, la más vieja y la de mayor prestigio de la docena o así que existen de este tipo. Fue fundada en Vettera en el año 3003 por tres exmilitares y, como muchas otras empresas, posteriormente trasladada a Necrópolis. Sus actividades abarcan desde la asesoría en transacciones comerciales (según las leyes de la RFP ambas partes deben dar su consentimiento escrito a someterse a la exploración mental y correr con la minuta del psiónico a medias) a las investigaciones internas en casos de espionaje industrial, acoso sexual en el trabajo, etc. Su plantilla consta de poco más de diez mil trabajadores repartidos entre la RFP y la Federación. Con la desintegración de Oeon, la PSI Consulting ha comenzado una lenta expansión en el nuevo mercado en dura pugna con otras empresas del ramo, y es que resulta que anteriormente las empresas de este tipo estaban prohibidas en Oeon. El 70% de los empleados de la PSI Consulting son psiónicos de variado potencial, mientras que el 30% restante son directivos, secretarias, relaciones públicas y comerciales. De los psiónicos, denominados «agentes de campo», la gran mayoría son tyranos y cromters, pero también hay unos pocos ukaros, qatar y hasta humanos, todos ellos con una sustancial preparación en contabilidad, derecho mercantil, comercio galáctico, etc. En su horario de trabajo todos los empleados están obligados a llevar un sobrio pero elegante uniforme (gris perla para los agentes de campo, azul marino para los administrativos) y la ID que les identifica como miembros de la empresa.

Es la primera vez que el PJ viaja a Oeon y no conoce a nadie en el planeta, lo que hace que sus posibilidades de disfrutar de las distracciones que pueda ofrecerle el lugar sean casi nulas. Por suerte para él una compañera de trabajo llamada Fayna Seouakis le ha proporcionado la dirección de su hijo, quien reside en Oeon desde hace años. En su día Fayna habló al PJ acerca de su hijo: Bron Pitt, al que hace casi diez años que no ve (Bron se fue de casa después de una fuerte discusión con su padre), así que sabiendo que el personaje va a viajar allí Fayna le ruega que intente ponerse en contacto con él, que vea si vive en buenas condiciones y si ha salido con bien de los tempestuosos cambios políticos de hace unos meses (en muchos planetas de Oeon hubo disturbios civiles y algunas muertes), ya que ella ha intentado ponerse en contacto repetidas veces a través de la dirección GWW que posee y no ha habido manera. Como quiera que Fayna es una ejecutiva senior de su mismo departamento y la más que probable sucesora del actual jefe del PJ, no estaría de más llevarse bien con ella haciéndole este favorcito.

Una vez en Oeon, y tras resolver satisfactoriamente las gestiones que le han llevado hasta allí, el PJ se encuentra con varios días libres antes de que salga la nave que le llevará de regreso a la RFP ya que la periodicidad de las líneas espaciales de transporte en Oeon se ha resentido bastante tras la fragmentación del Imperio y la actual tensión militar de la zona. Como quiera que Fayna pidió al PJ si podría intentar ponerse en contacto con su hijo para darle recuerdos y enterarse de cómo vive, no estaría mal emplear en esa tarea el tiempo que le queda en Oeon. El PJ, tras una rápida búsqueda en las bases de datos planetarias descubrirá que no hay ningún Bron Pitt registrado en la guía de usuarios de la red de comunicaciones de Oeon, y es que resulta que, al poco de llegar a Oeon, Bron se cambió legalmente el apellido para ponerse el de su madre, así que es como Bron Seouakis como aparece en dicho registro. Ya sea porque tengas un jugador especialmente despierto al que se le ocurra o porque el PJ se acerque a alguna oficina gubernamental con acceso a los datos privados de los ciudadanos de Oeon y soborne o se camele a los funcionarios presentes para que le digan qué fue de un tal Bron Pitt, la cosa es que el PJ obtendrá la actual dirección, tanto física como electrónica, de Bron, y vaya por donde qué gran suerte: resulta que éste vive en un barrio situado a tan sólo trescientos Km. del hotel donde se hospeda el PJ (algo más de media hora en aerotaxi).

Supongo que la buena educación y el sentido común harán que el PJ intente contactar con Bron antes de presentarse en su casa, ¡aunque vaya usted a saber con estos jugadores que hay por las mesas de Dios! Si el PJ decidiera presentarse por sorpresa en casa de Bron… bueno, pues peor para él, la escena siguiente se desarrollaría en la puerta del apartamento de Bron sin que el PJ supiera que Sandra tiene una pistola escondida con la que está dispuesto a volarle la tapa de los sesos si hace alguna cosa rara.

Suponiendo que haga esa llamada para asegurarse de encontrar a Bron en casa… Tras unos segundos la pantalla de comunicaciones se ilumina y aparece el rostro de una atractiva joven humana (aunque si quieres puedes hacerla de cualquier otra raza para asegurarte de que el PJ se interesa por ella). Instantes después el PJ descubrirá que se encuentra hablando con una tal Sandra Castells, la compañera de apartamento de Bron Seouakis (compartir un mismo piso entre varias personas es muy frecuente en planetas superpoblados como Oeon o la propia Vettera, así que no debería extrañarle). Ésta le informará de que, lamentablemente, Bron está de viaje («visitando a unos amigos en Taboo») y que no regresará a Oeon hasta dentro de diez días. Nada más natural que el personaje intente convencer a Sandra para que ésta ocupe el lugar de Bron y ayude a un pobre extranjero perdido en la ciudad. Ello no le costará mucho: Sandra parece una joven agradable y simpática y, según confesará al PJ, no había hecho planes para esos días.

Sandra y el PJ quedarán para tomar una copa esa misma tarde en el bar de su hotel y luego irán a cenar al Uruwa, un restaurante cercano especializado en comida tyrana que goza de bastante buena fama ya que, al contrario que en la famosa cadena de restaurantes El pequeño Tyran la comida es excelente y los camareros son tyranos en vez de humanos con la cabeza afeitada. La velada transcurrirá agradablemente, si el PJ le cuenta a Sandra los motivos de su interés por visitar a Bron ésta no querrá dar muchos datos sobre él, limitándose a decir que Bron es muy reservado respecto a su vida privada (por ejemplo, afirmará desconocer que el verdadero apellido de Bron era Pitt y no Seouakis), asimismo inventará una historia acerca de cómo conoció a Bron hace ya un par de años cuando un amigo común les presentó en una fiesta en el Wyrm, la discoteca en la que Bron trabaja habitualmente como relaciones públicas. Esa noche el PJ regresará a su hotel con el convencimiento de que ha impresionado positivamente a la joven… pues ésta le habrá invitado a una cena íntima en su apartamento la noche siguiente.

Al día siguiente, el PJ será llevado al lugar de la cita por un malhablado aerotaxista (el cual intentará estafarlo vilmente en el importe de la carrera). El apartamento en el que vive Bron Seouakis se encuentra en una zona de la ciudad dominada completamente por esos masivos y anodinos bloques de edificios construidos hace siglos por el gobierno de Oeon y en los que tan fácil resulta perderse. El bloque de edificios en el que viven Bron y Sandra abarca casi cuatro mil apartamentos en los que viven alrededor de unas once mil personas.

Al apartamente se accede a través de uno de los cuatro enormes halls que sirven de entrada al edificio. Unas cuantas cámaras de seguridad, una gran pantalla informativa que anuncia a los residentes del bloque de que hay incendios activos en las plantas 13, 53, 54 y 61 mientras emite publicidad de conocidas marcas comerciales y las numerosas pintadas en contra del gobierno de Andrés Bucklaimer (entre las que destaca especialmente un graffiti en el que el monarca aparece caracterizado de verriano, vigilando con su látigo eléctrico a un grupo de obreros humanos), son toda la decoración del mismo. De los doscientos ascensores que contiene este hall oeste del edificio solamente funcionan las ¾ partes, pero tras unos minutos de paciente espera junto a un grupo de adolescentes que comentan el último partido de Pel-les entre los Medias Negras de Oeon y los Nebulones, otro potente equipo local (aunque no tanto como en la RFP el Pel-les es un deporte tremendamente popular en Oeon), un par de aburridos técnicos que vuelven a casa después del trabajo y una madre joven que reprende a su lloroso hijo, el PJ logrará llegar a la planta 22, en la cual viven Bron y Sandra. Tras otro par de minutos de serpentear por los pasillos del edificio el PJ se encontrará ante la puerta del apartamento en cuestión… para descubrir que, según el indicador electrónico de la cerradura, la puerta no está cerrada. El personaje llamará en voz alta sin recibir ninguna respuesta. Bueno, no exactamente: al otro lado de la puerta se escucha un tema del conocido cantante cromter Alek Ulvago, si el PJ se decide a abrir la puerta descubrirá, horrorizado, el cuerpo tendido de Sandra en medio del salón. Casi inmediatamente, recibirá un fuerte golpe en la nuca y caerá inconsciente. Empieza la pesadilla…

Pueblo Libre
Bron Seouakis trabaja para el grupo terrorista conocido como Pueblo Libre como enlace en el mercado negro de armas y el envío de éstas a las «células de resistencia civil» en los planetas de La Marca. Seouakis no es un miembro formal de dicha organización sino que actúa de intermediario a cambio de dinero, asegurándose además de que el material adquirido llegue a su destino por vías que no puedan ser interceptadas por las autoridades locales. Las autoridades de la Alianza Oeoniana no sospechan nada de él y, hasta muy poco antes de la llegada del PJ a Oeon, tampoco lo hacían las fuerzas al servicio de Furis de la Rosa, al fin y al cabo Seouakis sigue siendo un respetable ciudadano de la RFP aunque resida en Oeon desde hace años. Fue precisamente esa perfecta fachada de respetabilidad la que motivó su reclutamiento por parte del PL; además, los seguidores de la Voz saben que las autoridades de Oeon nunca sospecharían de alguien como Seouakis.

Como puede suponerse, la misma carencia de escrúpulos que le ha llevado a vincularse a un grupo terrorista como el PL es la misma que ha impulsado a Bron a idear un plan para esfumarse con 100000 estándar pertenecientes a la organización revolucionaria.

El plan…
Más o menos un mes antes de que el PJ llegara a la ciudad, Bron anunció al PL que estaba en disposición de llevar a cabo una importante compra de remanentes militares con un nuevo contacto que había hecho, para lo cual necesitaba la respetable cifra de 100000 estándar. Mientras tanto, contactó con la siniestra organización VO (ver p. 89 del Manual básico) para que le fueran preparando una nueva identidad en la Federación, incluyendo un suplemento por fingir su muerte, a fin de quitarse de encima a sus perseguidores para siempre. Así, VO contrató a un pobre hombre llamado Jonn Strong para que se sometiese a una operación de cirugía estética que haría que su rostro fuese idéntico al de Seouakis (aunque por supuesto esto él no lo sabía). Una vez hecho esto, Bron informó al PL de que estaba a punto de cerrar el trato y que debían ingresarle el dinero en la cuenta habitual. Entonces los agentes de VO pusieron en marcha su plan: lo primero que hizo Bron fue «traicionarse» a los agentes de Furis de la Rosa; la reacción de estos no se hizo esperar, y un día Bron fue avisado por VO de que alguien le había colocado encima un «grillo», un rastreador de posición. Empezaba la segunda y más peligrosa fase del plan: simular su propia muerte. En un momento dado, a mitad de la noche, huyó de su casa… de forma que lo advirtieran sus perseguidores. Durante la huida atrajo a estos al sistema de alcantarillado de la ciudad donde, con ayuda de VO, se deshizo del rastreador y escapó de ellos tras haber provocado un tiroteo, dejándoles convencidos de que le habían malherido.

Como puede suponerse, lo siguiente que pasó es que, más o menos a la misma hora, un sedado señor Strong era asesinado por otro agente de VO y su cuerpo, junto a los documentos de identificación de Bron Seouakis, arrojado al sistema de alcantarillado en la creencia de que al día siguiente sería encontrado por los trabajadores de alguna de las depuradoras de residuos. Los evidentes impactos de bala y un pequeño soborno o chantaje al forense encargado del caso harían que la autopsia fuese superficial; el agua, las alimañas de las cloacas y una muestra falsa de ADN suministrada al forense harían que éste realizase una identificación positiva como Bron Seouakis. Las autoridades de Oeon le declararían muerto, cosa que le quitaría de encima para siempre tanto al PL como a los sabuesos de Furis, mientras él se larga con la pasta camino de la Federación.

Rastreadoras de posición

Las rastreadoras de posición, más conocidas como “grillos” entre los agentes de las agencias de seguridad, consisten en unos diminutos emisores que se colocan sobre el blanco a seguir, los llamados «grillos». La otra mitad del equipo consiste en un pequeño aparato sensor (puede llevarse en una mano) que muestra la posición relativa del emisor respecto al aparato sensor, indicando la dirección y la distancia en metros entre ambos. Además, en los planetas pertenecientes a la RFP que cuenten con el soporte técnico necesario, los equipos empleados por los cuerpos de seguridad federales son capaces de conectarse a los satélites de la red de información planetaria para mostrar en pantalla una simulación informática en tiempo real que permite saber exactamente en qué lugar está el emisor.

… falla
Pero, si algo puede salir mal, saldrá mal. Efectivamente, el destino ha querido que el cadáver de Strong se pierda en los recovecos del laberíntico sistema de alcantarillado de Oeon, tardando en aparecer más de lo previsto y obligando a Bron a permanecer oculto en un piso franco hasta que eso no suceda (VO no quiere arriesgarse lo más mínimo a que algo falle y se descubra su presencia en Oeon, por lo que se niega a sacarle del planeta hasta que el campo esté despejado). Mientras, su desaparición hace que el grupo EXO asignado a la misión (sí, has leído bien: los enviados a destapar y eliminar discretamente la red de tráfico de armas es uno de los grupos EXO que se largaron con la VI Flota cuando Furis de la Rosa desertó ¡cágate lorito!) decida vigilar el apartamento, para lo cual alquilarán una vivienda en el mismo bloque desde donde «pincharán» las cámaras de seguridad del edificio.

Poco después, y ante la falta de noticias de Bron, el PL envía a un par de activistas (Lucía y Koll) con la misión de averiguar el porqué del retraso en el envío del cargamento de armas. Una vez constatan la desaparición de Seouakis Lucía adopta la personalidad de Sandra Castells, compañera de apartamento de Bron. Mientras, por su lado, Koll investiga la desaparición de Seouakis por otros medios.

La repentina aparición de Sandra no pasa desapercibida para los EXOs. Estos, en vista de su anterior fracaso, deciden solicitar instrucciones a sus superiores antes de intervenir… y es en este preciso momento cuando el PJ hace su aparición en esta truculenta historia.

Primera cita
S
andra, evidentemente, sospechará del PJ e intentará concertar una cita para intentar averiguar discretamente cuál es su relación con Bron Seouakis. Los agentes de Furis, a su vez, se limitarán a seguir discretamente a la pareja y a solicitar información acerca del PJ.

La velada transcurrirá agradablemente, y esa noche el PJ regresará muy tarde a su hotel. Sandra se encargará de que así sea (al igual de que hábilmente se ha encargado de que la cita fuera en la cafetería del hotel del PJ, más que nada para averiguar dónde se aloja). Nada más entrar en su habitación, un PJ observador podrá advertir que alguien la ha registrado con mucho cuidado. El registro ha sido efectuado por Koll aprovechando la ausencia del PJ y el número de habitación le habrá sido proporcionado por Sandra (que se lo habrá sonsacado discretamente durante la copa) mediante una llamada al móvil.

El no encontrar nada sospechoso hará que los terroristas desconfíen incluso más del PJ. Es evidente que si además Koll encuentra algo raro en la habitación del PJ (documentos falsos, material de vigilancia, etc.), entonces tendrán motivos reales para sospechar de él. Es muy probable que si el DJ ha intercalado éste escenario en otra campaña el jugador relacione el registro de que ha sido objeto su habitación con el argumento de ésta y ése es precisamente el objetivo de este escenario: añadir una pequeña subtrama a la campaña que se esté arbitrando.

Sandra hará lo posible para volver a quedar de nuevo con el personaje, ofreciéndose a enseñarle la ciudad mientras deja la puerta entreabierta para que el PJ inicie una relación sentimental con ella. Los auténticos motivos de la joven no son otros que obtener el máximo posible de información acerca del personaje, aunque, si lo desea, el DJ podría incluir aquí un verdadero interés romántico de la joven revolucionaria por el PJ.

Reencuentro
La siguiente vez que se citen Sandra y el personaje los sucesos se precipitarán. En primer lugar, el grupo EXO habrá sido informado de que la joven que hay en Oeon no es quien dice ser, pues la verdadera Sandra Castells murió hace un tiempo en el transcurso de una manifestación de protesta contra el gobierno organizada por la Voz (era una buena amiga de Lucía y la manifestación es la que sale descrita en el manual básico). Su superior les ordenará que la falsa Sandra sea estrechamente vigilada, pues es muy probable que pertenezca al PL, y que sea eliminada una vez se haya localizado a Seouakis y a los demás integrantes del comando. La misma noche en que tengan lugar los sucesos descritos a continuación, y aprovechando la ausencia del PJ, alguien volverá a registrar minuciosamente su habitación del hotel. Ésta vez habrán sido los chicos de Furis, quienes enseguida deducirán que el PJ no tiene ninguna relación con Bron Seouakis, por lo que se limitarán a solicitar a su base una comprobación de sus antecedentes en las bases de datos de la RFP.

Poco antes de la llegada del PJ al apartamento, Bron cometerá una tremenda estupidez: burlando a los dos miembros de VO que le acompañan, saldrá de su escondite obligado por su único vicio: la adicción al Torbellino, una potente droga ilegal a la que está completamente enganchado. Bron no previó que debería permanecer oculto tanto tiempo y se le han terminado las dosis de droga que llevaba consigo. Bron, que pese a sufrir los patentes efectos del «mono» se niega a reconocer su triste adicción a la droga, en vez de pedir a los miembros de VO que se la consigan aprovecha un despiste de estos para acercarse a las proximidades del Wyrm en busca de su camello habitual. Pero los efectos del síndrome de abstinencia han hecho mella en Bron, y cuando por fin lo encuentra huye creyendo que éste está vigilado por los hombres de Furis (la paranoia es uno de los efectos secundarios del habitual consumo de esta droga), por lo que, desesperado, decide arriesgarse regresar a su apartamento, tomando las máximas precauciones, para recoger las dosis de Torbellino que dejó allí escondido para mejor cubrir su repentina desaparición ante los agentes de Furis. Agentes que, al igual que después hizo Sandra, registraron el apartamento en busca de pistas sobre el paradero de Bron dejando de lado las pequeñas ampollas rellenas de líquido negro del armario del dormitorio.

Torbellino (Coste: 10 estándar)

El Torbellino, una de las drogas más populares de toda la galaxia, se presenta en forma de un líquido de color negro de aspecto oleoso cuyo olor recuerda fuertemente al chocolate. Normalmente se vende en pequeñas ampollas del tamaño de un dedal, las cuales deben apretarse para dejar que el líquido caiga sobre la retina del consumidor, dejando su uso continuado un peculiar brillo en los ojos que algunas personas consideran atractivo.

Mecánica: Los efectos de la droga son una fuerte euforia (hay que interpretarla), excitación y sensación de vitalidad (aumenta en 1 los Puntos de Mente, incluso por encima del límite normal del PJ). Los avances en el campo de la quimiogenética han hecho posible el reducir al mínimo los efectos secundarios de las drogas de diseño como ésta, creando una nueva generación de drogas limpias, seguras y que no provocan adicción, o al menos eso es lo que suelen decir los defensores de la legalización de las drogas. La realidad es que, a pesar de los avances realizados en este campo, las drogas siguen teniendo desagradables efectos secundarios. Se puede estar décadas consumiendo una droga sin engancharse, pero tarde o temprano todas terminan pasando la factura. Los efectos secundarios del síndrome de abstinencia del Torbellino son: Adicción psicológica, falta de coordinación motora (+2 a todas las tiradas que dependan de la Coordinación), irritabilidad y paranoia (hay que interpretarla).

Bron entrará en el edificio disfrazado y por la entrada sur, y accederá a la planta 22 por las escaleras de emergencia, logrando burlar de este modo la vigilancia de Kreuz, la aburrida EXO que monta guardia ante los monitores. Entrará en el apartamento, descubriendo que éste está ocupado por Sandra. Bron sorprenderá a la joven, matándola involuntariamente en el subsiguiente forcejeo cuando ella trata de alcanzar su pistola. Su nerviosismo por lo que acaba de hacer no desaparecerá al registrar el apartamento y conseguir lo que ha venido a buscar. Todavía desconcertado, se tumbará en la cama, se chutará un par de dosis de Torbellino, recogerá el resto y se dispondrá a marcharse… y entonces oirá que alguien llama a la puerta, es el PJ.

La arquitectura del edificio proporciona un buen escondrijo cerca de la puerta del apartamento, y eso es exactamente lo que hará Bron, esconderse. Instantes después el PJ descubrirá que la puerta no está cerrada (con el susto y el monazo que lleva Bron olvidó hacerlo). Al entrar el personaje lo primero que verá será el cuerpo de Sandra tendido en un charco de sangre… momento que aprovechará Bron para salir rápidamente de su escondite y dejarlo inconsciente de un golpe. Arrastrará el cuerpo hasta el interior del apartamento y cacheará al desconocido en busca de alguna pista. Lo identificará y le robará cualquier documento que éste llevase por si puede serle útil en el futuro. Bron se saldrá del edificio sin ser visto por nadie y esta vez cerrará con llave la puerta tras él. Una vez en la calle tendrá una idea siniestra: implicará al desconocido en la muerte de Sandra, avisando anónimamente a la policía de que se ha cometido un crimen. Hecho esto se ocultará en espera de que todo se calme antes de salir del planeta.

La pesadilla
P
oco después, el PJ será despertado por las llamadas a la puerta de cuatro policías.

Indocumentado, descubierto junto al cadáver de una joven que pronto se descubrirá que no es quien el PJ dice que es sino una integrante del PL, con un par de cápsulas de Torbellino vacías encima de la cama del dormitorio y con el cadáver de «Bron Seouakis» apareciendo muerto en una de las depuradoras del alcantarillado… el personaje está metido en un buen lío. Por otro lado el PJ no se encuentra solo: la policía oeoniana, Koll y los EXO comparten sus deseos de conocer lo sucedido pero, a diferencia de ellos, el personaje tiene la necesidad de descubrir la verdad si no quiere tener problemas con la justicia en un planeta extraño y manifiestamente hostil hacia los refeperos.

Por parte de las autoridades de Oeon, y si el PJ no arroja una nueva luz sobre el caso, las pesquisas de la policía darán como resultado que Bron Seouakis y la joven, ambos presuntos miembros del PL, murieron en un enfrentamiento con elementos extranjeros desconocidos, teoría que se confirmará al revisar las grabaciones de las cámaras de seguridad y descubrir el «pinchazo» que realizó el grupo EXO así como el piso franco que han abandonado a toda velocidad. Las autoridades de la Alianza oeoniana, sospechando de la intervención de un comando del SSR en su territorio soberano, protestarán airadamente ante el embajador de la RFP y pondrán a su servicio de contraespionaje a trabajar en el asunto. Tras someterle a un exhaustivo interrogatorio en el que incluso será escrutado psiónicamente por un oficial tyrano, los agentes asignados al caso le prohibirán abandonar Oeon hasta nuevo aviso (su nombre, descripción y ADN irán a parar a una base de datos, de modo que en los controles del espaciopuerto no le permitirán subir a ninguna nave). La versión policial que será publicada en los medios de comunicación relacionará ambas muertes con un ajuste de cuentas relacionado con el tráfico de drogas.

Si el PJ acude a su embajada, poco podrán hacer allí por él. El colosal y bien custodiado edificio de la embajada de la RFP en la Alianza oeoniana está repleto de honestos turistas de la RFP que han tenido algún percance durante su estancia en Oeon lidiando con los indolentes funcionarios. Al principio nadie le prestará mucha atención al PJ, sin embargo, una vez éste se haya identificado le conducirán a una sala privada en los pisos superiores donde será recibido por Narang Halkiopoulous, el embajador en persona, y por un tal Sr. Medina, el «agregado cultural» de la embajada (en realidad, como todo el mundo sabe, Medina es el supervisor del SSR asignado a la embajada), quienes fingirán no tener ni puñetera idea de qué les está hablando el PJ, intentarán sonsacarle toda la información que puedan sobre el incidente y le darán unas admirables largas mientras le recomiendan armarse de paciencia hasta que se aclaren los hechos («de los cuales estoy seguro que es usted completamente inocente» añadirá el Sr. Medina). El embajador le prometerá toda la ayuda que pueda prestarle (es decir, que no dice nada concreto) y le acompañarán amablemente a la salida. Más tarde, los superiores de Halkiopoulous y Medina les ordenarán que se mantengan al margen y dejen el asunto en manos de las autoridades locales.

Al principio las sospechas de Koll recaerán sobre el PJ. El cromter abordará a éste cuando esté solo y, de forma más o menos enérgica, intentará sacarle todo lo que sabe (Koll apreciaba mucho a Lucía, y se tomará el asunto como algo personal). Tarde o temprano se dará cuenta de que el PJ es quien dice ser, dejándole en paz, no sin antes facilitar al PJ un número de buzón de voz a través del cual puede ponerse en contacto con él, pues nunca se sabe. Koll se convencerá de que son agentes de Furis quienes se hallan tras las muertes de su camarada y de Seouakis. Si los EXOs llegan a enterarse de la existencia de Koll querrán montar una operación para capturarle y… ¿adivinas quién será el cebo?

Por su parte Pujol, el oficial al mando del grupo EXO, intentará llegar a un trato con el PJ: si les ayuda a esclarecer los hechos ellos le ayudarán a huir de Oeon. Al principio, Pujol creerá que el PJ tiene algo que ver con el PL, pero si éste insiste en negarlo y la investigación no sigue adelante terminará por creer que la joven fue una víctima involuntaria de la relación que Seouakis mantenía con el mundo de las drogas o de un ajuste de cuentas entre miembros de distintas facciones del PL. Por otro lado, resulta que al revisar las grabaciones de seguridad del edificio se han fijado en el extraño personaje que, apenas media hora antes que el PJ, accede a la planta 25 para bajar luego por las escaleras de emergencia hasta la planta 22, y que cuarenta minutos después sale del edificio apresuradamente; lamentablemente, la calidad de la grabación no es muy buena, y el disfraz que llevaba puesto Bron (sombrero mejicano, guardapolvos, gafas de sol, poblada barba postiza…) hace imposible la inmediata identificación de esa figura como Seouakis, así que deberá ser el PJ quien sugiera tal posibilidad. Si así lo hace, el Tte. Gransival aplicará un filtro de imagen de esos tan chulos que salen en algunas pelis en plan «quítale el sombrero», «quítale la barba», etc. que acabará por ofrecer un rostro muy similar al de Bron Seouakis.

Otra vía de investigación puede ser el acudir a la exclusiva discoteca Wyrm a hablar con los compañeros de trabajo de Bron Seouakis y así obtener el nombre del traficante que le proporcionaba la droga. Sus compañeros de trabajo están bastante tristes ya que se han enterado de que su cadáver apareció flotando en las alcantarillas (la policía ha estado haciéndoles algunas preguntas). El dueño de la discoteca, un tal señor Prais, de primeras se negará a hablar con nadie que no le enseñe una placa de policía, y en cualquier caso negará tener conocimiento alguno sobre la vida privada de Bron, y justo las mismas instrucciones habrá dado a sus empleados. Sin embargo el gorila de la puerta, un inmenso crelin apodado por todo el mundo «el yoyas», les dirá disimuladamente que le esperen en el fast-food que hay calle abajo. «El yoyas» (o sólo «yoyas», como le gusta que le llamen sus amigos) aparece una vez termina su turno y mientras engulle tres hamburguesas de pollo, les contará que a él se la suda lo que le diga «ese cabrón de Prais», que él y Bron eran buenos colegas y que quiere ayudar a esclarecer su muerte. El crelin no tiene ni idea de quién ha podido matarle, aunque sabe de sobra que Bron siempre andaba metido en asuntos chungos con gente aun más chunga («contrabandistas, traficantes de armas y gente así»). Si le preguntan por la relación de Seouakis con las drogas «yoyas» pondrá cara de circunstancias y admitirá que Bron se metía habitualmente Torbellino para poder aguantar el ritmo de trabajar todas las noches hasta tan tarde. Y sí, «yoyas» conoce al traficante que le proporcionaba la droga habitualmente, ya que se trata de uno de los habituales de la discoteca. De este modo pueden llegar hasta el camello y enterarse de que éste le vio después de la fecha de la muerte que las autoridades establecieron al examinar el cadáver. Si los EXOs oyen esto, afirmarán haber sido ellos quienes acabaron con Bron pero, si se les interroga en ese sentido, podrán darse cuenta de que es perfectamente posible que éste escapase ileso del tiroteo y todo sea un tremendo montaje… algo que podrán confirmar si se hacen con una copia de la autopsia y comprueban que el calibre de las balas encontradas en el cadáver de Seouakis ni siquiera es el mismo que el de las pistolas de los EXO que intervinieron en el tiroteo, y esto a pesar de que el cadáver ha sido identificado mediante ADN…

Si el personaje investiga en la dirección adecuada acabará dándose cuenta de que el informe del forense está lleno de contradicciones (en el momento de la muerte el cadáver llevaba encima una dosis de sedantes suficiente para tumbar a un caballo, además el informe no dice nada sobre que el difunto consumiese Torbellino, y esa droga deja un rastro indeleble en un cuerpo humano), por lo que resulta evidente que alguien ha sobornado al forense para que cambie el resultado de las pruebas genéticas. Si se repite la autopsia al cadáver se descubrirá que el muerto en realidad es un tal Jonn Strong, un obrero en paro que, según su mujer, lleva trabajando fuera del planeta unos veinte días (eso es lo que Jonn le ha dicho a su mujer para justificar su prolongada desaparición). La mujer está bastante preocupada porque hace días que su marido no se pone en contacto con ella y teme que le haya sucedido algo. Según los registros planetarios Jonn no ha abandonado el planeta aunque en su cuenta corriente se han realizado dos ingresos de 500 estándar cada uno. El origen de la transferencia es un tal Adam Hilton, que curiosamente también es el origen de la transferencia de otros 500 estándar que se han ingresado en la cuenta del forense encargado de realizar la autopsia. Si siguen la pista del tal Adam Hilton descubrirán que la pista es un callejón sin salida, ya que Adam Hilton, pese a tener toda su documentación perfectamente en regla (datos de identificación, cuenta bancaria, seguro médico, etc.) es un personaje ficticio creado por VO para cubrir sus actividades en esta operación, y en la dirección que figura en su ficha de datos vive una amable pareja de ancianos que nada sabe de un tal Hilton.

A partir de aquí sólo es cuestión de averiguar quiénes pueden ser esas personas tan profesionales e interesadas en que pareciese que el señor Seouakis está muerto. Una posterior vigilancia electrónica sobre la cuenta bancaria de Hilton puede desvelar que, en un momento dado, se realiza una transferencia pagando una estancia en un lugar llamado motel Ringo. Si salen zumbando hacia allí y violan todas las normas de circulación podrán llegar al motel en unos quince minutos. El Ringo es un motel barato en un barrio deprimido de Oeon; en la recepción podrán decirles (previo pago de unos cuantos estándar) que tres hombres han abandonado el establecimiento hace unos veinte minutos en un aerotaxi que el mismo recepcionista les ha pedido, y sí, si le muestran una imagen de Seouakis le reconocerá como uno de ellos «aunque ahora lleva una barba larga y un ridículo sombrero». Si toman otro aerotaxi y sobornan o intimidan al conductor pueden hacer que éste llame a la central y les digan a dónde se ha dirigido el aerotaxi que ha respondido a la llamada del Ringo.

Por supuesto, tampoco hay que ser muy listo para deducir que Seouakis y los otros dos miembros de VO se dirigen al espaciopuerto, en cuya cafetería se reúnen con otros dos miembros de la organización que le proporcionan a su cliente toda la nueva documentación referente a su nueva identidad (Adolfo Ronsky), tras eso se produce un último movimiento de dinero entre modiums y «Adolfo» se dirigirá a la sala de espera a aguardar la salida del transporte que le lleva camino de su nueva vida. Si el PJ es rápido, recuerda el rostro de Seouakis (el cual habrá visto varias veces durante la aventura) y tiene buen ojo para localizar el enorme sombrero que lleva su hombre, todavía estará a tiempo de atraparle. Por su parte, si alguien se le acerca demasiado mirándole fijamente Bron sí que se percatará de que le están buscando, por lo que saldrá huyendo a través de la terminal hasta llegar al exterior, donde a punta de pistola secuestrará un vehículo. Se impone una persecución al más puro estilo Arma Letal cuyos detalles dejo a discreción del DJ.

Conclusión
El encuentro final con Bron Seouakis debería ser uno de los momentos álgidos del escenario. El personaje de Bron es demasiado interesante como para que el final de la aventura implique su muerte siendo quizás preferible que logre huir para que el PJ se lo encuentre más adelante bajo otra identidad, lejos de allí y mezclado en algún asunto turbio. En cuanto al personaje, la aventura le habrá proporcionado contactos con el PL, los grupos EXO al servicio de Furis de la Rosa y la policía oeoniana… aunque depende de su actuación el que dichos contactos sean positivos o negativos. Por otro lado, los líderes de VO no están para nada satisfechos con el resultado de la operación, y puede que guarden cierto resentimiento hacia el PJ del que pronto averiguarán su identidad; es incluso posible que decidan hacerle una visita para aclarar si en realidad no se trata de un asalariado de su directa competidora: la corporación NIG. En cualquier caso parece que se avecinan tiempos interesantes para el PJ…

Lo que sabe Fayna
Fayna convivió durante venticinco años con su primer marido, fruto de esa relación fue Bron, único hijo de la pareja. Un chico de carácter conflictivo que durante la adolescencia acumuló detenciones por pequeños delitos, según el psicólogo de la familia un intento por parte de Bron de captar la atención de sus padres, ambos ejecutivos de éxito con poco tiempo para andar dedicándoselo a su vástago. Finalmente, Bron tuvo una discusión más fuerte de lo habitual con su padre y se escapó de casa para irse a Oeon, el lugar de la galaxia más odiado por su padre, quien era y es descendiente de refugiados políticos de la revolución (ver Barrio Oeon en la descripción de Vettera). Eso sucedió hace más de diez años y desde entonces su madre no ha vuelto a saber nada de él, aparte de un par de conversaciones que mantenían al año. Ahora Fayna está arrepentida y preocupada por su hijo, ya que después de los acontecimientos sucedidos en Oeon todavía no ha logrado ponerse en contacto con él. La dirección de contacto que éste le proporcionó ya no responde a sus llamadas, debería ir a verle personalmente pero es que ahora que está tan cerca de lograr ese ascenso…

PNJs IMPORTANTES

Bron Seouakis
De joven Bron recibió una esmerada educación corporativa que no hizo más que acrecentar su, ya de por sí, carácter cínico y egoísta. Su pico de oro y su desenvoltura le han procurado un trabajo de relaciones públicas en una discoteca de Oeon. Contactó con el PL a través de uno de los muchos conocidos que ha hecho trabajando en el Wyrm. Por lo demás, este PNJ lo dejo totalmente en mano del DJ para que los desarrolle a su gusto.

Sandra Castells (Lucía van Dorn)
Procedente de una modesta familia de campesinos afincados en un planeta agrario, Sandra pudo acudir a la universidad de Oeon gracias a una beca obtenida debido a sus excelentes calificaciones. Allí entró en contacto con simpatizantes de Pueblo Libre, especialmente con la que se convertiría en su mejor amiga: Sandra Castells. A la muerte de ésta durante una manifestación de protesta (para ser exactos, esa manifestación que describen en el libro básico), Lucía entró a formar parte de la organización terrorista donde conoció a Koll. Sandra cree estar haciendo algo bueno al combatir al gobierno totalitario de Bucklaimer y a un dictador de la peor calaña como es Furis de la Rosa. Su fe en la causa del PL es total, lo que no es óbice para que posea un carácter afable y francamente agradable ¡al menos mientras no se toquen temas políticos! A Lucía le repugna la violencia e intenta evitarla siempre que puede, pero ha llegado a aceptar que, en ocasiones, es necesaria. En esos momentos sabe que debe hacerse a un lado y dejar que Koll haga su trabajo…

Narang Halkiopoulous
El embajador de la RFP en Oeon es un diplomático de carrera, licenciado, por supuesto, en la prestigiosa Escuela de Diplomacia de la Universidad de Vettera. Narang es el tercer hijo del Conde Dorian Halkiopoulous, gobernante de Halkiopolis y miembro del senado de la República Federal de Planetas. Narang fue recientemente nombrado embajador de la RFP en la Alianza Oeoniana cuando su predecesor fue relevado de su cargo tras la desmembración del Imperio de Oeon. Narang, que apenas ha cumplido los cincuenta años, sabe que este destino puede ser su gran oportunidad para medrar en la carrera política (las aspiraciones de Narang apuntan muy alto), y por supuesto que no piensa desaprovecharla. Físicamente es un hombre robusto impecablemente vestido con trajes oscuros (que le hacen más delgado), pronunciadas entradas y una perilla bermeja perfectamente recortada. No es excesivamente mal tipo, pero a la hora de las prioridades lo tiene muy claro: primero está su persona, su familia, su planeta, los intereses de la RFP y luego todo lo demás.

El señor Medina
El señor «Medina» (obviamente este no es su verdadero nombre) es el actual agregado cultural en la embajada de Oeon, cargo que tradicionalmente ha venido desempeñando el enlace del SSR en Oeon, algo que, por supuesto, es perfectamente sabido por el gobierno de Andrés Bucklaimer (de hecho, casi como una broma, el agregado cultural del Imperio de Oeon en Vettera también ha sido siempre miembro del servicio de inteligencia oeoniano). El señor Medina es, probablemente, uno de los hombres más vigilados de la galaxia, ya que su vida es seguida casi minuto a minuto por los agentes de contraespionaje de Oeon. Sometidos a tales presiones, no es de extrañar que la mayoría de «agregados culturales» sean relevados de su cargo cada pocos años. El señor Medina aparenta tener unos setenta años y gusta de cultivar una imagen de hombre culto y sofisticado: delgado, de pelo entrecano, vestido de manera conservadora, siempre frío y distante pero cortés, etc.

Koll
Este duro y algo paranoico cromter pertenece a esa clase de idealistas que creen que el fin justifica los medios. Para Koll el corrupto gobierno de los Bucklaimer ha conducido a la ruina de la nación y ha posibilitado que ese bastardo refepero de Furis de la Rosa haya podido invadir el territorio soberano de Oeon tan fácilmente. Koll ha recibido algún adiestramiento como paramilitar y no es mal tirador, aunque su especialidad son el cuerpo a cuerpo y los cuchillos (siempre lleva dos o tres encima). Koll es un cromter bastante musculoso de piel morena y ojos negros como el carbón. Bastante paranoico desde que su anterior comando fue desarticulado por la policía, si se ve en la necesidad de negociar con el PJ siempre tendrá preparado un plan de huida. Si el PJ le traiciona y Koll logra escapar de la encerrona ten por seguro que se habrá ganado un enemigo para toda la vida.

EXOs
Decididos, eficientes y capaces, pero algo faltos de imaginación para lo que suele ser lo normal en un Grupo EXO. El grupo está formado por el Cap. Morgani (humano, piloto y astronavegante), la Tte. Iryx (lixnel, exploración y artillería), la Tte. Kreuz (humana, operadora de sensores y oficial médico), el Tte. Gransival (ukaro, técnico e informático), el Tte. Jendrzejewski (humano, infiltración y hombre en punta) y el Cap. Pujol (humano, oficial al mando). Fueron Morgani y Jendrzejewski quienes persiguieron a Seouakis hasta las alcantarillas de Oeon, y quienes afirman haberle herido (vieron manchas de sangre en el lugar y un rastro que se perdía poco después). Ah, por cierto, nadie del grupo lo sabe pero Morgani y Kreuz son amantes y la última está embarazada de tres meses.

¡Buena partida y buena caza!

.By Aker

Anuncios

Acerca de Bibliotecario

Administrador de Rolteca.es y Rol.es

Publicado el 12 octubre, 2014 en Exo y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: