EL ENCANTAMIENTO DE ERFAOS


Escrito Por: Kether El Ejecutor

 

El Encantamiento de Erfaos, es una campaña de Dungeons & Dragons 3ª  para el mundo de Reinos Olvidados en 1372 CV con 4-6 personajes (recomiendo que empiecen con nivel 4 o 5). Este es el primer capítulo y un resumen de esta gran épica en búsqueda de Erfaos…

La Semilla del Terror

Criado en las tierras más hostiles, Aeron sar Bein “El Príncipe Negro” fue un elegido entre los dioses. Marcado de nacimiento por el signo del dios Oscuro, que lo convertía en su propio hijo, Aeron tuvo que ser dejado a su suerte cuando aún era un bebe en los límites de un viejo bosque, por sus temerosos padres humanos. Allí lo encontró un anciano hechicero Umbra al final de su vida conocido como Loraded, y su fiel montura y aliado Drag, un terrible Dragón Negro. Este reconoció rápidamente al muchacho y encontró en su brazo la marca del dios Bein; vio en él una última oportunidad para encontrar el Encantamiento de Erfaos, que, según se decía, ofrecía la inmortalidad e incluso la divinidad a aquellos que se hacían con él. Así, puesto que Loraded no podía completar la búsqueda del Encantamiento pues sus fuerzas estaban menguadas y la edad ya hacía mella en él, volcó todos sus intereses en criar al pequeño que se convertiría en un líder siniestro.

Con la cabeza llena de odio y espanto al ser criado de las formas más horrendas que Loraded supo inculcar, el joven Aeron comprendió que el único aliado que encontraría en el que podría depositar su confianza, sólo sería el Anciano, nombre con el que se refería siempre a su padrastro y mentor. El humano se convirtió en un poderoso guerrero al servicio del dios Bein cuyo guía era, sin más remedio, el maligno hechicero.

Astuto, carismático, incansable y, sobretodo, con mucho odio, Aeron se fijó dos objetivos: desvelar el enigma de Erfaos que, a todas luces, parecía circundar la región de Las Llanuras Brillantes, y otro muy personal: hacer sufrir al resto de los pueblos de Faerûn el mismo destino que ellos le reservaron para él cuando lo abandonaron a su suerte; en la actualidad busca desesperadamente a su madre que la cree aún viva en parte por curiosidad y en parte para darle su “merecido” por su oscuro destino.

Aeron sar Bein “El Príncipe Oscuro”

Humano varón, Gue6/Grd2: VD 8; Mediano; DG 8d10+24; pg 69; Inic +6; Vel 20 pies (Coraza); CA 17 (toque 12, desprevenido 15); Atq: +10/+3 c/c (1d10+4, Espada bastarda +1) o +8 a distancia (1d8, ballesta ligera); CE Detectar el bien, Empleo de venenos, Bendición oscura, Castigar el bien; TS: Fort +15, Ref +7, Vol +7; Fue 19, Des 15, Con 17, Int 13, Sab 15, Car 16.

Habilidades y dotes: Avistar +3(1), Concentración +5(2), Diplomacia +5(2), Esconderse +4(5), Escuchar +3(1), Intimidar +7(4), Montar +7(5), Sanar +6(4), Saber (religión) +3(2), Trepar +6(2); Hendedura, Romper arma, Combatir desde una montura, Competencia con arma exótica (Espada bastarda), Pericia, Ataque poderoso, Iniciativa mejorada, Soltura (Espada bastarda);

Conjuros preparados (2): 1 − fatalidad, infligir heridas leves.

Equipo: coraza de buena calidad (penalización -3), espada bastarda bendecida por Bein (+1), corcel de guerra negro (con barda de placas intermedia +4 CA), ballesta ligera, carcaj con 10 virotes envenenados.

Nimpezh

La gran ciudad de Nimpezh situada en la región de El Estrecho de Vilhon es bien conocida por su buen vino y, como muchos señores de Faerûn sabrán, por su comercio de esclavos. Allí, Naraus Shining, un noble cuyos fines son más  bien opacos, se ocupa de gobernar una ciudad desvirtuada por las tensiones de sus propios habitantes que, con el paso de los años, parecen haberse acentuado.

Y es en esta ciudad donde los personajes encontrarán un lugar donde reponerse y un punto desde el que programar sus duelos. Además, encontrarán aliados muy importantes a los que tendrán que recurrir si desean progresar en la resolución del enigma de Erfaos y su vendetta personal con Aeron.

(Esta ciudad está descrita brevemente en el suplemento de Reinos Olvidados® , página 130)

Antagonistas y Aliados

Los personajes tendrán la fortuna y la desgracia de encontrarse a lo largo de esta campaña con diferentes tipos de personajes, y no sólo amigos y enemigos, sino también némesis que no lo son tanto, y supuestos aliados que apenas dudaran en apuñalar a los héroes si con ello mejora su posición con respecto a sus intereses personales, sean cual sean estos. Con todo, algunas cosas parecen claras: Aeron, Loraded y Drag, así como sus ejércitos son enemigos sin paliativos. Quizá Aeron pueda ser salvado de su locura sin sentido, pero tal proeza es mayor que dar muerte a un gran dragón, aunque no imposible al final de la campaña…

Por otro lado, Awar Cor Marak, Señor de los Vientos Ígneos, un joven y poderoso Mago Rojo de la escuela local de Nimpezh se volverá de una ayuda inestimable gracias a su estoicismo y sabiduría en diversas áreas arcanas. La hija de Naraus, Saelina Shining, es una preciosa noble que desprecia abiertamente a su padre por su gobierno poco juicioso y su desdén por los derechos humanos. En privado, cuando le es posible, sabotea los intereses de su progenitor y su carácter benigno la obliga a dar apoyo (económico y social sobre todo) a todo tipo de empresas que puedan ayudar a mejorar este oscuro mundo. Por otra parte, por más que odie a su padre, sería incapaz de hacerle un daño directo o creer que es aún peor de lo que aparenta. En parte tiene razón, pero sus tratos con Aeron podría ser considerado una falta inadmisible por los PJs.

 Así, Naraus Shining es un personaje relevante con “elevados” intereses personales que le conducen a un estado de percepción muy diferente al de los personajes y que, sin ser de orientación maligna, su forma “práctica” de ver la vida así como su avaricia por la riqueza y el poder le pueden volver tan pronto en contra como a favor de los PJs según las circunstancias. Lo mismo le ocurre a Minerva, una joven pícara que no duda en usar todas sus argucias (femeninas y prácticas) en pro de un mero interés por la supervivencia y cierto anhelo por el dinero. Se ha aliado a Aeron porque le ha prometido riquezas y un puesto de honor en un nuevo reinado que castigará a los cobardes y coronará a los valientes. En realidad, Minerva no cree en estos intereses, pero en parte siente algo de aprecio por Aeron, aunque no sabe muy bien porqué. En todo caso, esta mujer se opondrá a los aventuraros, siendo consciente siempre de evitar dañarlos en la medida de lo posible.

Qué es el encantamiento de Erfaos

Este encabezado esconde un secreto oculto desde hace cientos de años en la tierra de Faerûn, un oscuro secreto que quizá, debería haber estado oculto por siempre. El nombre de Erfaos pertenece a un dragón, hermano celestial de Drag, que ha ocultado su presencia a todo mortal desde el día que encontró los cristales de las diez estrellas cardinales de Azut. Lo cierto es que este dedicó toda su vida a dar con ellos para saber que escondían realmente aquellos fragmentos; se decía que contenía toda la sabiduría de los Dioses y en ellos la esencia divina que les otorgaba sus poderes sobre el propio universo.

Vaya si lo encontró, aunque entonces comprendió que su inmenso poder escondía en su interior fuerza suficiente para provocar un cataclismo si caía en manos inadecuadas. Erfaos supo que no tenía poder suficiente para destruir los cristales que encontró, pero si el suficiente como para desperdigarlos por la tierra y encantándolos con protecciones con la esperanza de que nadie nunca pudiera hacerse con su poder y corromperse.

El creador de las diez estrellas fue el mago Azut, que ascendió a divinidad tras el enfrentamiento con un Dios. En su estudio de la magia, en “vida”, Azut creó estos diez cristales que, según algunos eruditos, aumentaban el poder del mago más grande que hubo sobre la tierra. No obstante otros dicen que los cristales eran anteriores a él, y que los usó para derrotar a Savras. Muchos otros Magíster creen que los “cristales de Azut” no tienen nada que ver con el dios menor y que todo son simples invenciones. Lo cierto es que la verdad de su historia, apenas tiene relevancia para los hechos que acaecerán en el futuro.

Introducción

Los aventureros llegan a la ciudad Nimpezh hastiados por un largo viaje a través de El Estrecho de Vilhon, no tardarán en ver carretas de esclavos alejarse y entrar en la ciudad. ¿Qué les lleva hasta ahí?, bueno, quizá el Mago del grupo desea conseguir algunos materiales para sus conjuros y un compadre suyo le hablará de una escuela local de Magos Rojos que podría proveerle del material necesario para sus sortilegios.

Sinopsis

Y allí le encontrarán, su nombre es Awar Cor Marak, un hombre mucho más joven de lo esperado ataviado con rojos ropajes y tatuajes arcanos en sus manos, les recibirá la visita con los brazos abiertos. Tras las adecuadas presentaciones, los magos y hechiceros quizá estén interesados por lo que Awar pueda ofrecerles. En su gran biblioteca, podrán ver justo en el centro un cristal azulado flotando en una hermosa urna de cristal que despide un tenue brillo celeste. El cristal tiene forma romboide y cualquier magia puede detectar su poder evidente. Si preguntan al mago por el objeto, les dirá que se trata del cristal de Erfaos. Se cuenta que tiene grandes poderes, pero aun no ha encontrado la forma de que funcione, si es que es útil para algo que no sea despedir luz.

Por supuesto, está protegido mágicamente por cualquiera que intente robarla, pero alguien se encargará de desactivar sus mecanismo de defensa…

Una dama perdida

Mientras están con el mago, podrían hacer alguna tirada de percepciones para sentir una presencia observándoles en algún momento, con CD 20. No podrán notar de donde proviene esa extraña sensación, y cuando quieran buscar, ya no estará.

Cuando los personajes paseen por la bazar de la ciudad portuaria en busca de algo interesante que comprar o quizá un lugar para descansar sus culos agotados. Entonces una mujer con ropas de campesina se tropezará con ellos. Les contará una historia terrible sobre un Dragón negro que asoló su pueblo (conocido como Torres de Nimpezh) en busca de un cristal “Erfaos”. Su nombre es Minerva y el jefe del pueblo le pidió que llevara las nuevas a Awar, y al ver a los personajes con sus armaduras y armas, pensaba que quizá podrían ayudarles a encontrarlo…

La entrevista puede ser más o menos larga, pero al final Awar se quedará con la duda. Su historia parece verídica, ya que la gema azulada, la extrajo el Mago Rojo de una mina de plata cercana al pueblo, y fue el jefe el que le avisó de lo que encontró, pero le sorprende que haya enviado a esta jovencita, hay muchos hombres en el pueblo que saben donde está… pedirá a algunos de los personajes que vayan al pueblo (que está a un día de viaje) para que investiguen la identidad de Minerva.

El robo

Por supuesto, Minerva está a las órdenes de Aeron, y piensa robar el artefacto mágico. Si bien protegido por un poderoso conjuro, la joven pícara conseguirá desbaratarlo, aunque por supuesto, los aventureros le impedirán llevarse tan preciado tesoro: no duden que algo de resistencia opondrá, pero pronto caerá rendida. Explicará que está a las órdenes de un oscuro hombre y su Dragón y que “si no le llevaba el cristal acabará con mi  vida… ¡no sabía que hacer!”.

El secuestro

Y aunque mienta, Aeron sabrá de su fracaso e intentarán la segunda opción. Secuestrar a Minerva y pedirles como rescate el cristal de Erfaos; por supuesto no podrán avisar a Awar so pena de que la ejecute cuando caiga el sol. Deberán ir al montículo de Kossut (que se encuentra al sur de la ciudad, a dos horas caminando). Allí, descubrirán a Aeron con una encadenada Minerva; les pedirá el cristal del Erfaos so pena de degollarla. La joven pícara se encargará de recoger el cristal y entregárselo a Aeron. Luego, sus cadenas serán soltadas con una llave que entregará a uno de los personajes jugadores.

Tras todo ello, Minerva escapará de allí cuando descubran la mentira, y se encontrarán a solas con Aeron, que les pedirá que se marchen si no quieren morir a su espada negra como el ébano. Por supuesto no informará a los aventureros para que es el cristal. Si llegan a las manos, el enfrentamiento se saldará cuando Aeron parezca estar perdiendo y aparezca el Drag, el Dragón de color azabache y cuando Awar les salve de su más que probable final a manos del terrible reptil.

El final, se convierte en agridulce, pues pierden el cristal del Erfaos y suscitan la irritabilidad de Awar que pedirá a los personajes que corrijan sus actos…

Fin del primer capítulo.

Anuncios

Acerca de Bibliotecario

Administrador de Rolteca.es y Rol.es

Publicado el 28 enero, 2015 en Reinos Olvidados y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: