ROBERT JOHNSON, LOS DIVERSOS NOMBRES DEL DIABLO


Escrito Por: Luis Javier Naranjo y Qk

Early this mornin’
when you knocked upon my door
Early this mornin’, ooh
when you knocked upon my door
And I said, “Hello, Satan,
I believe it’s time to go.”
Robert Johnson: Me and the Devil blues
El Origen De La Leyenda
Los resultados contradictorios de las investigaciones que musicólogos e historiadores han
hecho de la figura de Robert Johnson no han hecho sino nutrir la aureola de figura legendaria de este bluesman.
Pudo nacer en Hazlehurst (Mississippi) el 8 de Mayo de 1911, y aunque sobre este particular
existen otras opiniones que difieren tanto en la fecha como en el sitio, vamos a tomar estos datos como ciertos (y quizás lo sean). Ya desde muy joven se sintió atraído por el blues rural, que por entonces ya era un estilo musical totalmente deslindado del resto de la música afroamericana. Al principio nuestro hombre empezó tocando la armónica, pero tras una estancia de seis meses trabajando en una plantación mejoró su estilo de guitarrista y adoptó las seis cuerdas como su instrumento preferido, con el que con el tiempo se haría un nombre en el mundo del blues. Al parecer también desarrolló una fuerte afición hacia las mujeres (casadas) y hacia el juego.

En otoño de 1936, Ernie Oertle, un agente de ventas de una compañía discográfica, lo
descubrió y lo recomendó a Don Law, un cazatalentos de esa compañía, la American Record
Corporation. El 23 de Noviembre de ese mismo año, Johnson hacía su primera grabación en
una habitación del hotel Gunter en San Antonio, Texas.

Johnson realizó un total de cinco sesiones de grabación, todas para Law, en las que registró
un total de 29 temas, la mayoría de los cuales han sido versionados repetidamente por
músicos blancos y negros, convirtiéndose estas versiones en grandes éxitos.
Algunas de sus canciones hacen referencias al diablo y al vudú, quizás precisamente para
vencer sus miedos, o supersticiones, hacia lo que más temía. Esto, su muerte a los 26 años y el tiempo, alimentaron y engordaron la leyenda. Sobre las circunstancias de su muerte
tampoco existe una versión definitiva, aunque parece claro que murió asesinado por un
marido celoso. Para este módulo hemos adoptado la versión en la que se dice que murió tras beber whisky envenenado.
Intenta disfrutar este módulo, y si te gusta el blues y no conocías a Robert Johnson espero
que también te sirva para disfrutar de su música. Si ya lo conocías, espero que sepas
comprender que esto no es más que un modulete que no hace sino explotar la aureola
misteriosa que rodea a este personaje irrepetible e imprescindible.

Solo Para Sus Ojos (Los Del Guardián)
Se dice que Robert Johnson hizo un pacto con el diablo en un cruce de caminos.
Evidentemente esto es sólo parte de la leyenda, pero vamos a tomarlo como punto de partida de nuestra historia. Y puestos a ello, pongamos que con quien hizo el pacto no fue con el bueno de Satán, sino con un demonio menor que se hizo pasar por Pedro Botero. Así que Johnson hizo un trato con un sirviente de Cthulhu sin ni siquiera saber nada de este tipo (no, no jugaba al rol). Al principio Robert estaba contento con los dividendos que iba
produciendo su alma, hasta que se arrepintió de lo que había hecho. Empezó a obsesionarse con la idea, ciertamente obsesiva, de la condenación eterna, y trató de deshacer el contrato.
Así que tras un tiempo logró contactar con unos cultistas, que él creía practicantes de la
Santería, que le prometieron ponerle en contacto con lo que el creía que era un Loa que tenía tratos con el Diablo. Los cultistas simplemente aceptaron ayudarle porque necesitaban un cuerpo sin alma con el que realizar un ritual, y allí tenían a un pobre hombre desesperado al que no les iba a costar nada engañar.
Sin embargo, las cosas se iban a torcer para todos. Robert tuvo un lío con la mujer de
Furious Blackbottle, uno de los cultistas, y este, decidió asesinarle envenenándole con
estricnina. Las primeras voces hablaron de asesinato, y Furious se puso nervioso y amenazó con contarlo todo, y aunque todos los demás creyeron que nadie iba ha hacer caso a un viejo negro acusado de asesinato contando historias sobre demonios y acusando a respetables ciudadanos blancos, Alton B. Cobb, Registrador del Estado de Estadísticas Vitales y destacado cultista, decidió no complicar las cosas y extender un certificado de defunción en el que no se especificaba causa alguna de la muerte de nuestro hombre. Poco después, el Klan (el Ku Klux Klan) asesinó a Furious. En aquella partida cabalgaban importantes ciudadanos blancos del condado de Greenwood (Mississippi).

El Modulo Blues
-¿Cuanto hay que retrasar el reloj al entrar en Mississippi? -No lo sé, ¿una hora? -No, un
siglo. Arde Mississippi
Ocho compases de introducción
Estamos a finales de 1938. Don Law recibió el encargo de contactar con Robert para un
concierto en Nueva York, y este mandó a Oertle que contactase con el músico, del que no
sabía nada desde hace más de un año. Poco después Oertle descubriría que Johnson había
muerto, al parecer de neumonía, en extrañas circunstancias.
Para introducir a los PJs te recomiendo que Law llame a uno o dos de ellos, que pueden ser
detectives, periodistas, o simplemente amigos de Law y aficionados al Blues, y que les
encargue el asunto. Después ya se pondrán ellos de acuerdo. Law les introducirá en la figura
de Johnson, les pondrá algo de su música, y les encargará que recaben todos los datos que
puedan sobre los últimos días de Johnson y su muerte. Con buena visión de futuro, tiene
pensado escribir un libro sobre el bluesman. Pagará un fijo de 200 dólares por persona (400
si llama sólo a un personaje) más gastos (con factura).
“Hace dos años me llamó uno de nuestros agentes. Al parecer había
descubierto un bluesman que merecía la pena. Lo escuché y me lo llevé al hotel
Gunter de San Antonio. Allí grabamos los días 23, 26 y 27 de Noviembre. El
tipo tenia talento, pero joder, no hacia mas que meterse en líos. Recuerdo que
le busqué una casa en las afueras y le dije que procurase descansar porque
grabaríamos al día siguiente a las diez. Así que me volví al hotel para cenar, y
cuando apenas había empezado me llamaron de la cárcel local. Maldita sea, lo
habían detenido y le habían dado una paliza. Así que lo saqué y quedó bajo mi
responsabilidad. Lo llevé de vuelta a la pensión y le di 45 centavos para que
desayunase al día siguiente. Cuando regresé al hotel Robert me volvió a
llamar. ¿Que quieres ahora?- le dije, y el tipo me dijo que había conocido a
una señora que quería medio dólar y que le faltaban 5 centavos. Así era ese
hombre amigos, sólo se encontraba a gusto en el filo del abismo. Siempre
pensé que buscaba su muerte de una forma inconsciente, y créanme, me duele
no haberme equivocado. En fin, me interesa saber algo más sobre sus últimos
días y sobre su muerte.
La última vez que tocó lo hizo en una taberna llamada Three Forks, en el
condado de Greenwood, Mississippi. Lo hizo con Sonny Boy Williamson, que
creo que ahora anda tocando en Jackson (Mississippi). Quizás fuese
interesante que hablasen con él antes de ir a Greenwood. En fin, ustedes
deciden como hacen su trabajo. Tómense su tiempo y buena suerte.”

Ocho compases presentando el tema
Posiblemente los PJs decidan ir a Jackson a hablar con Sonny Boy. No les bastará con
preguntar por él. Estamos en 1938, y el mundo de los negros y el de los blancos no se
mezclan para nada. Están vigentes, y mucho más aquí en el Sur, todas las leyes que permiten
la segregación racial. El blues es prácticamente desconocido entre el publico blanco, y en
algunos círculos negros es considerado o bien como una música rural y propia de paletos o
bien como una música del diablo. Así, incluso la figura de Sonny Boy (quizás la mejor
armónica en la historia del blues) será desconocida. Si buscan en garitos de los barrios negros
no deberán tener problemas en encontrar a alguien que sepa que Williamson toca todas las
noches en “Troublues” un antro frecuentado por los negros más violentos de Jackson y
alrededores, para los cuales la intrusión de un puñado de blancos en “su” local seria una gran
provocación. Sin embargo, un blanco es un blanco, la ley es blanca y la justicia también, así
que sólo hay un 10% de posibilidades de que tengan auténticos problemas, aunque de todas
formas nadie les servirá, nadie les hablará, nadie se apartará para que pasen etc. Eso si, si no montan bronca, o simplemente si hay algún PJ negro en el grupo que entre sólo al
“Troublues”, conseguirán hablar con Williamson. En cualquier otro caso los supervivientes

podrán hablar con Sonny Boy en el hotel donde se aloja, el Hilltown, que esta en frente del
Troublues.
El Troublues es un viejo granero reconvertido en local de baile. Tiene una gran planta baja en
la que está la zona de baile, el escenario y una barra. El piso no es mas que un gran balcón
interior desde el que se domina toda la planta baja. Esa noche el local estará lleno a rebosar.
La banda está haciendo un buen trabajo, todo el mundo está bailando como auténticos
posesos. El calor es insoportable, pero recuerda que nadie les va a servir. Recuérdales que
ellos son los únicos blancos del lugar, que las miradas de la gente son auténticos cuchillos,
que continuamente oyen comentarios despectivos (¿Que cojones hacen esos blancos aquí?;
¡¡Esos putos blancopollas quieren bronca!!; ¡¡Vamos a hacer con ellos lo que harían con
nosotros si nos acercásemos por sus locales de mierda!!) haz todo lo posible por que se
sientan realmente incómodos allí, y si montan bronca que sufran las consecuencias.
Sonny Boy se mostrará suspicaz con el grupo al principio, sobre todo si son todo blancos,
pero si le convencen de buenas maneras de que no tienen nada que ver ni con la bofia, ni con
el Klan ni con nada peligroso (para él), contará la historia de las noches previas a la muerte
de Johnson.
“Si, claro que me recuerdo de esas noches. Fue a mediaos de Agosto en
Greenwood. El local se llamaba Three Forks o algo así. Recuerdo que venia
mucha gente pa’ vernos. Je, yo era la estrella pero ese hijo puta los ponía
realmente calientes. ¿Saben?, la vida de un bluesman es peligrosa de verdá.
Los demás músicos te odian porque todos piensan que puen hacerlo mejor que
tu. Las mujeres te odian si se t’ocurre mirar a cualquier otra, y los hombres te
odian si miras a sus mujeres. Yo se lo decía a Robert, pero nunca quiso
escucharme. Así que se enrolló con la mujer del dueño, un mal asunto. En un
descanso el tipo le llevó a Robert una botella de whisky abierta. Yo se la tiré al
suelo y le dije- negro, nunca bebas de una botella abierta, y el me dijo que
nunca se me ocurriese volver a tocar su whisky. Así que el tipo le volvió a traer
otra botella abierta. Luego seguimos tocando y de repente se puso pálido como
el culo de un blanco. No volví a verlo. Después me dijeron que murió tres días
después de neumonía, pero joder, estoy seguro de que había algo en el puto
whisky.”
Si le preguntan sobre algún comportamiento extraño de Johnson dirá:
“Buah!, no era la primera vez que tocábamos juntos, y siempre me pareció un
tipo algo raro, aunque esta última vez lo noté más preocupao. Joder, yo creo
en el buen Dios ¿saben?, y aunque tengo mi mojo (amuleto vudú), no me gusta
que al blues le llamen la música del diablo, pero eso no aprecia importarle a
Johnson. El hablaba del diablo, de perros del puto infierno y de vudú y esas
cosas en sus canciones, y una vez me contó que había vendío su alma al diablo.
Si, quizás en Agosto estuviese todavía más obsesionado con esos temas, yo que
sé.”
Y realmente no sabe nada más, simplemente intenta olvidar el asunto. De hecho, le molesta tener que recordarlo para unos extraños, así que pedirá amablemente a los PJs que se vayan y se emborrachará.
Ocho compases improvisando
El siguiente paso debe ser visitar Greenwood, Mississippi. Es un condado con unos 10.000
habitantes. Los blancos y los negros follan separados, comen separados, estudian separados,
cagan separados. Three Forks es un antro donde el Sheriff es el único blanco que suele
entrar, y no a echar un trago. Se ve a simple vista que ha conocido mejores épocas. Todo
parece descuidado, medio abandonado. Este era el local de Furious Blackbottle y su mujer.
Ya he dicho antes que era cultista, que era celoso, que amenazó con “tirar de la manta”, y
que lo mató el Klan. En realidad, lo que pasó es que destacados miembros del Ku Klux Klan
eran a su vez cultistas, y cuando Furious amenazó con hablar del tema muchos de ellos
encontraron el motivo para quitarlo del medio.
¿Como es que gente del Klan tenia tratos con un viejo tabernero negro?. Bien, Furious
conocía muchos rituales Vudú, sabia como manejar lo sobrenatural y el culto a Cthulhu no le pareció sino una nueva faceta de aquello que ya dominaba. Así que al principio el Culto se articuló en torno a él. En los comienzos había negros y blancos, pero estos se dieron cuenta del gran poder que se podría obtener de un manejo más ambicioso del Culto. Además, estaba el asunto racial. A casi ninguno de ellos les gustaba tratarse de igual a igual con aquellos “negros supersticiosos e ignorantes”, y puesto que muchos de esos blancos eran miembros del Ku Klux Klan, pronto se encargaron de ir apartando a los afroamericanos del Culto. Al único que no podían eliminar era a Furious, al menos hasta que no dominasen los rituales.
Furious también se dió cuenta de su progresiva pérdida de influencia, y de las consecuencias que ello ocasionaría. Así que cuando decidió matar a Robert, no se trataba solamente de un asunto de celos, que lo era, si no también la última carta que jugaba en un juego de poder en el que se había quedado solo. Al matar al bluesman sin alma, se estaba enfrentando con el resto del Culto, y por extensión, con el Klan.
Efectivamente, el Klan no tardó en “ajusticiar” al señor Blackbottle, quemándolo en frente
del Three Forks a principios de Septiembre. Desde entonces el local no ha vuelto a ser el
mismo. Ahora lo lleva la mujer de Furious y su nuevo hombre, pero nada es como antes.
Nadie ha vuelto a tocar desde entonces y son muchos los que ahora beben sus cervezas en
otros locales.
A parte de algún cliente ocasional, en el Three Forks sólo encontraran al viejísimo Moe
Patton (este es el nombre que le pusieron sus amos, pero su verdadero nombre es Koe
Nakime), uno de los últimos esclavos que llegaron de Africa, a Rosemary, la mujer de
Furious, y a Willie Jenkins, el hombre de Rosemary. Hay una gramola y suenan discos de
blues.
El viejo Moe esta allí porque es el único sitio donde le soportan. Hace años que perdió la
cabeza, y ahora alterna pequeños momentos de lucidez (uno o dos al mes) con los recuerdos
de su vida de cazador en Africa. Se quedará mirando a los PJs sonriéndoles, sin decirles nada.
Si intentan hablar con él, tanto Rosemary como Willie les advertirán de la inutilidad de
hacerlo. Si aún así insisten, tendrán la suerte de escuchar como Moe cazó la noche anterior a un león que se había comido previamente a un muchacho en su ceremonia de madurez, todo ello en un perfecto dialecto perdido del Bantú meridional montañés (¿?). Mientras hace el relato gesticulará (como puede gesticular un viejo de más de 100 años) representando a su manera la historia. Haz tu lo mismo. Moe NO SABE NADA. De hecho, aunque se lo contasen mil veces seguiría sin enterarse de nada, así que si los PJs se emperran en darle la tabarra esperando que diga algo coherente, creo, y es una sugerencia, que el pobre Moe se morirá de repente justo cuando parecía que iba a decirles algo muy importante.
Willie es un tipo tranquilo, sabe tratar a la gente y sabe distinguir entre ella. Si los PJs se
comportan como gente civilizada puede que hasta les de a probar un poco de su licor casero
(e ilegal) para ver que les parece. Así que entre copas de la “Medicina de Willie” y con
Rosemary asintiendo constantemente contará lo siguiente:
“Si, yo estaba aquí viendo esa actuación. Robert y John Lee (John Lee “Sonny
Boy” Williamson) estaban haciéndolo cojonudamente, ya lo creo, joder, yo
creo que hasta el reverendo Davis hubiese movido el culo de haber estado allí,
si señor. De repente Robert se cayó como desmayao. Tos pensamos que era de
la cogorza que llevaba, pero a los días se murió de pulmonía o algo así. Que el
Señor lo tenga en su gloria, amén.”
Si mencionan algo sobre envenenamiento ellos negaran saber nada sobre ese asunto, y que de ser cierto, eso aparecería en el certificado de defunción. Ambos saben que Furious puso algo en aquella botella, pero piensan que andar diciéndolo, y más a unos blancos desconocidos, no puede traer más que problemas. “Oigan, no se de donde habrán sacao eso, pero es mentira.
Yo he visto el certificao de muerte de Robert y en él no ponía nada de veneno. No ponía ná
de ná.”
Sobre la muerte de Furious serán más cautelosos, el Klan es algo que da miedo y con lo que
de momento (y durante más de treinta años más) no tienen más remedio que convivir.
Además, aunque saben que Furious practicaba la Santería, nunca han relacionado una cosa
con otra.
“Si, supongo que hubo gente a la que le molestaba que este local fuese tan
popular. Decían que nos reuníamos aquí para conspirar, para organizar
revueltas contra los blancos, para adorar al diablo y muchas otras patrañas.
Señores, na de eso es cierto. Ustedes son blancos pero parecen buena gente,
díganme, ¿creen que yo, o Rosemary vamos por ahí planeando asesinatos o
adorando a Satan?. En fin, una noche aparecieron media docena de jinetes
encapuchados con antorchas y rifles.”
Si crees que hay motivo para que Willie haya cogido confianza, habla del Juez, el Forense, el
Sheriff y algún comerciante importante o dueño de alguna plantación.
“Sacaron a patadas a Furious, que estaba tan tranquilo como cuando servia
cerveza, le dieron más de cincuenta latigazos y después lo ataron a un árbol
que había ahí en frente, y lo quemaron. Cuando eres negro y vives en
Mississippi eso es más fácil que tu mujer te vuele la cabeza con un revolver.
Desde entonces nos han dejado tranquilos.”
A pesar de que no hay motivos para ello, es posible que la paranoia les lleve a preguntar por algún tipo de comportamiento raro, libros extraños o algo así. Sólo si se han portado bien, y han sabido ganarse a Willie y Rosemary, estos les hablaran de un arcón en el que han guardado alguna cosa de Furious. Ellos no saben apenas leer, y no han hecho ni caso a ese arcón. En él hay algún libro esotérico sin valor, y multitud de notas sobre ritos vudú y sobre los ritos de Cthulhu (50 + 1D20- Int horas de estudio efectivo e intensivo para su total comprensión y +1D10/2 a Mitos de Cthulhu). Si los PJs se muestran interesados no tendrán inconveniente en venderles el lote por 50 pavos (negociables hasta 35).
Bien, ahora se plantean algunas posibilidades. Por una parte el certificado de defunción esta amañado o falseado, y por otra están frente a un asesinato que si bien en principio no tiene mucho que ver con lo que están haciendo en Greenwood, seguro que les llama la atención.

Ocho compases desarrollando el tema
Si buscan al forense (Registrador del Estado de Estadísticas Vitales), encontraran a Alton B.
Cobb, un amable hombrecillo que les invitara a café (si no hay ningún PJ negro o de alguna
otra minoría racial) y les contará una historia que seguro que no se van a creer:
“¿Johnson?, si creo que recuerdo el caso. Esperen, que voy a buscar el
certificado..(comienza a buscar). hum, si aquí esta… eso es, si, (mostrándoles el
certificado) esos malditos neg… esos tipos de color se creen a salvo de
cualquier enfermedad ¿saben?, viven como animales, se emborrachan
constantemente, pelean, no tienen moral ni respeto alguno por la sociedad. Así
que es normal que terminen como este. Creo que murió de neumonía, aunque
como ven no me atreví a dar un resultado definitivo. Después de todo, ¿a quién
le interesaba?. No me tomen mal, ustedes no parecen de aquí y es normal que
estas cosas les choquen, pero aquí sabemos que dedicar el tiempo a los negros
es perderlo. Quédense con esta copia si eso les sirve, pero repito que creo que
pierden el tiempo.”
Si mencionan el veneno:
“¿Veneno?, bueno, los negros se matan entre si de muchas maneras, pero
puedo decirles que si alguien mató al señor Johnson no fue con ningún veneno
conocido. Ese negro murió por causas naturales, y aunque ya les he dicho que
no realicé ninguna prueba definitiva, apostaría el sable de mi abuelo, luchó
con Lee en Frederickburg ¿saben?, a que aquello era Neumonía.”
Si insisten, o si sacan a relucir el asesinato de Furious, Alton les despedirá amablemente,
deseándoles una feliz estancia y argumentando otros compromisos ineludibles. Acto seguidollamará al Sheriff e informará sobre unos tipos que investigan la muerte de Blackbottle.
El Sheriff aparecerá entonces. Esta misma escena puede ocurrir si antes que al señor Cobb,
los PJs deciden visitar a algunos respetables ciudadanos blancos, los señalados en su relato
por Willie. Estos, es decir, el Juez, el dueño del almacén, el dueño del banco local, el dueño
del periódico local, el dueño del restaurante local etc. Todos ellos negarán saber nada,
argumentando que no les interesan los asuntos de los negros y cosas similares. El tono de sus relatos se ira haciendo cada vez más duro. Si mencionan o insinúan algo del Klan, los
pondrán de patitas en la calle sin más contemplaciones. Si arman bronca, todos ellos tienen un rifle en algún lugar del mostrador.
A los demás tendrán que ir a buscarlos, el Sheriff los encontrará a ellos:
“Buenas caballeros, supongo que están de paso, je, ¿me equivoco?. Este es un
pequeño lugar sin atractivo para gente como ustedes. Puedo recomendarles un
par de lugares donde comer bien y encontrar buena compañía. Es lo único que
este condado puede ofrecer a gente como ustedes. Eso y tranquilidad ¿saben?.
Este es un lugar tranquilo, nunca pasa nada porque no nos gustan ni los
problemas ni la gente que los causa. Es lo mejor para los problemas, no dejar
que aparezcan ¿saben?. Eso lo sabemos hacer muy bien en Greenwood. Pero
claro eso a ustedes no les importa, después de todo sólo están de paso
¿verdad?. A propósito, si tienen algún problema no duden en consultármelo, es
lo que hace todo el mundo cuando tiene un problema. Ellos me lo cuentan y yo
lo saco a patadas de MI condado. Ustedes parecen tipos listos, ¿saben?, y creo
que ya lo han comprendido.”
No permitirá que nadie le conteste, y si lo hacen en tono irónico o burlón apoyará su mano enel revolver y les dirá que se anden con cuidado. Después se largará. Si insisten, mandará a unpar a la cárcel bajo la acusación de alboroto y escándalo público. Esa misma noche les
pegarán dos tiros (o los que hagan falta) a cada uno y contarán que intentaron escapar
cuando les llevaban la cena. El Juez no hará más preguntas y el caso se cerrará para siempre.
¿Te parece duro?. Pues a mi me parece de lo más estúpido vacilarle a un Sheriff que te acabade demostrar que es el más hijo puta del condado.
Esa misma noche habrá reunión de los cultistas (si se han limitado a preguntar sobre la
muerte de Robert) o del Klan (si han husmeado en la muerte de Furious). Aunque los PJs no
lo saben, hace dos semanas los cultistas (entre los que ya sabes que hay miembros del Klan) sacrificaron para uno de sus rituales a una niña blanca, que resultó ser pariente lejano de un congresista. Este ordenó una investigación a fondo del tema, y hacia Greenwood viajaron dos policías. A estas alturas ya se los habrán comido los peces del pantano. Así que ahora creen que este nuevo grupo, más numeroso y que no deja claras sus intenciones (o eso les parece a ellos) viene a investigar lo mismo. Si es el Klan quién se reúne, el plan será asaltarlos en la carretera a la primera oportunidad, matarlos y simular un robo. Si son los cultistas, invocarán a un demonio para que los mate.
Si los PJs han decidido seguir a algún PNJ, es posible, y siempre que lo hagan bien, que
descubran el lugar donde se realizará una de las dos reuniones. También es posible que
descubran que el ayudante del Sheriff les ha estado siguiendo a su vez a ellos. Si no se han
dado cuenta de este hecho, lo primero que notarán es un disparo de escopeta, después lo más sensato será salir por patas de Greenwood, porque una vez que empiece la caza sólo puede haber un resultado. Si hay enfrentamiento y ganan los PJs, quizás uno de los agonizantes malos, viendo cercana la muerte se arrepienta y les cuente la verdadera historia antes de morir.
Si no han seguido a nadie, esa misma noche se verán atacados o por un demonio (más seis
cultistas con rifles si vencen al demonio) o por diez encapuchados armados con rifles. Los
resultados finales serán parecidos al caso anterior. Y en cualquier caso lo más sensato será
que se larguen cuanto antes de allí. Si sobreviven y se quedan por allá la policía no tardará en caer sobre ellos. Quizás puedan encontrar refugio temporal en Three Forks, o en casa de
algún amigo de Willie, pero intentarán convencerlos constantemente de que se larguen, de
que lo mejor es dejar las cosas como están, de que ellos no pueden hacer nada, únicamente
largarse. Cualquier encuentro con la policía será a muerte. La policía del condado no va a
tener piedad con ellos. Si se entregan, se los cargarán en cualquier descampado. Esta parte,
puede incluir alguna persecución, y la más interesante sería una a pie a través de los
pantanos, con los ladridos de los perros cada vez más cerca. Tu mismo.
Los supervivientes tendrán una gran historia que contar a Don Law, claro que a este lo del
Klan, Cthulhu y esas cosas no le sirven de nada.
Puede parecer, y de hecho es así, que el módulo no deja muchas alternativas, y que lograr un
resultado victorioso es poco menos que imposible. Es cierto, pero piensa que a lo que se
enfrentan es a todo el sistema de valores que aprobaba y permitía la segregación racial y
cualquier otro abuso de los más elementales derechos humanos (aprobados por la O.N.U en
1948). Incluso hoy en día las minorías raciales sufren, quizás más sutilmente, estas actitudes,
así que ¿porque van a tenerlo fácil los PJs?.

Starrings Y Sparrings
Para el módulo sólo hace falta gente normal, policías normales, etc., que cualquier Guardián puede preparar o improvisar al compás de la historia.

Cultistas del Klan
Los miembros del Klan que no sean cultistas no tienen ni idea de las otras actividades de sus correligionarios. Los cultistas del Klan son Alton B. Cobb, el Juez, y el ayudante y el mismo Sheriff y el dueño de la licorería.

Demonio
Nota del editor: el módulo original indicaba para el demonio: “a ver si te luces con el
demonio, fulanito” (fulanito soy yo). Dado que el demonio juega un papel mas bien menor en esta historia, dejo para cada Guardián la labor de darle forma y numeritos, si es que lo llega a necesitar. El resultado debería ser una mezcla de los mitos de Cthulhu con la versión santera de los Loas del Vudú. No olvides que el escenario es el sur profundo y no Nueva Orleans.

Bibliografía Y Recomendaciones
Intenta que suene blues durante el módulo, a ser posible Blues rural.
Sobre la figura de Robert Johnson te recomiendo los números 6 y 7 de la revista “Sólo
Blues” y un doble compacto de la casa Columbia (C2K 46222 COLUMBIA) en el que se
recogen los 29 temas que registró. También es recomendable que veas la película
“Crossroad”, que cuenta la búsqueda de un joven bluesman blanco del supuesto tema número 30 de Johnson.
Para ambientar el módulo puedes inspirarte en la película “Arde Mississippi”, en la que dos miembros del F.B.I. se desplazan a Mississippi para investigar la muerte de unos activistas a manos del Klan. También puede servirte de ayuda la película de Spielberg “El color púrpura”,sobre todo para hacerte una idea de las relaciones y el modo de vida de los blancos y los negros.
Si puedes, échale un vistazo a una historieta de Robert Crumb titulada “That’s Life” y
claramente inspirada en la figura de Johnson.
Por último, señalar que Walter Mosley (“Una muerte roja”, “El diablo con el vestido azul”),
publicará en breve una novela titulada “RL’s dream” sobre Robert Johnson.
En cualquier caso, empápate de blues.

Módulo de Luis Javier Naranjo y QK .

Septiembre del 2000.

 

Anuncios

Acerca de Bibliotecario

Administrador de Rolteca.es y Rol.es

Publicado el 9 abril, 2016 en Cthulhu 1920 y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: