EL COMPLOT


Escrito por: Javier Cárdenas

    Por Dios que malo el titulo del módulo, pero no se me ocurrió nada mejor 😛

    Hace poco leí un modulo hecho por… no me acuerdo quien, y él decía algo que me pareció muy cierto. Es más fácil y entretenido hacer módulos en la Cuarta Edad porque, al no haber sido descrita tanto como las otras Edades, es más fácil crear situaciones originales, sin entrometerse con la historia de Tolkien. Para hacer algo así en las otras tres Edades hay que tener demasiados conocimientos, que no todos tienen (me incluyo).

    Bueno, esta historia es para Merp y esta basada en la Cuarta Edad (era obvio no?), no importa el año, y es para cualquier nivel de PJ.

La intriga:

    Después del termino de la Guerra del Anillo, Tierra Media empezó su reconstrucción. Pueblos, ciudades, incluso los reinos que sufrieron daños por los numerosos combates y ataques, se alzaron nuevamente, dándole la bienvenida a una nueva era, una era mejor, en la que el temido Señor Oscuro ya no intervendría en la vida de los Mortales para esclavizarlos y dominarlo todo. Lamentablemente, no cabe duda que el Señor Oscuro no es la única fuente del mal en Arda. Hay cientos de personas que, con más o menos poder, tienen el corazón oscuro y obran buscando el beneficio propio, sin importar si alguien o algo se interpone en su camino. Dichas inconveniencias pueden y, a menudo, deben ser eliminadas. Esto es lo que paso un día en la Grandiosa Minas Tirith.

    Largos años de paz y felicidad reinaron en Minas Tirith. Una vez que el verdadero Rey regresó a tomar posesión de lo que le correspondía por la sangre que llevaba en sus venas, todo marchó cada vez mejor. El rey Aragorn dejó una descendencia que se dedicó, igual que él, a gobernar con justicia. Designó a numerosos consejeros de confianza que lo ayudaron a tomar las decisiones adecuadas en el momento adecuado. Así fue por generaciones.

Gracias al gran papel que jugó Minas Tirith en la Guerra del Anillo, muchos pueblos se unieron a él como parte de su nuevo reino. Minas Tirith se convirtió en la capital de Gondor del oeste (la Gondor normal, como todos la conocemos)y Gondor del Este (Mordor, ahora deshabitado por las criaturas oscuras). A demás, Rohan le pidió a Minas Tirith un pacto de mutuo apoyo. De esta manera, Rohan paso a ser un protectorado de Minas Tirith. No era parte del reino legalmente, pero en la practica, lo que el rey dictaminaba, se cumplía en Rohan como en todo el reino.

    Minas Tirith alcanzó un esplendor nunca antes visto. Siete generaciones duró esta felicidad, hasta que algo pasó. Los consejeros eran de por vida y los descendientes de los originales estaban destinados a seguir con la tarea de sus antecesores. Algo malo había con esta medida. Si bien los consejeros de los que se rodeaba antiguamente Aragorn eran de plena confianza, no se podía asegurar esto de los descendientes. Uno de ellos nació con bruma en el corazón. Su nombre era Deelan. Él no podía soportar ser simplemente un lacayo. El quería tener el poder. El quería ser Rey.

    El actual rey escuchaba los comentarios de sus otros consejeros. Ellos le decían y advertían del peligro de mantener a Deelan a su lado, pero él no quería hacer nada al respecto. El quería creer que podía darse cuenta de que ser consejero del rey era una función muy importante. Que de sus consejos dependían, muchas veces, las decisiones del rey. Y nada hizo. Simplemente esperó que Deelan se reformara. Dejara de lado sus oscuros pensamientos. No pudo haber cometido error más grande.

    Los compañeros de Deelan sabían que el no era bueno. Por lo menos eso creían. La verdad era que en el fondo no era malo. Simplemente… algo obsesivo. El no podía soportar ser un sirviente, sin importar de quien. Él tenía que tener el poder. Ser el jefe. Y se obsesionó tanto con esta meta que llegó a decidir que los obstáculos del camino eran prescindibles. Eliminables. Y por el momento, su obstáculo más inmediato era el mismísimo Rey. Así que empezó a formular un plan.

    Deelan conocía muy bien las cualidades y dones que tenía. Sabía algo de magia, que más adelante le sería muy útil. Era inteligente y convincente. Tenía una gran presencia. Pero por el momento, la cualidad más útil y que pondría en uso de inmediato era su gran belleza. Deelan era un hombre muy bello y le era muy fácil conseguir mujeres. Casi cualquiera. Y no solo por su aspecto. Tenía un cierto “encanto” natural que, si así lo deseaba, deslumbraba a las mujeres, en mayor o menor medida, dependiendo de la voluntad de esta. Y, para dar el primer paso de su complot, la primera mujer en la que utilizaría esta cualidad, muy extraña por demás, sería la Reina.

    La reina era una mujer fiel de corazón. Nunca engañaría a su esposo. Por lo menos no concientemente. A demás tenía una gran fuerza de voluntad. Digna de una verdadera reina. Pero no era feliz. No como mujer. No podía estar más contenta por su reino, ni por su esposo, que parecía cada día más joven, rigiendo de la manera en que lo estaba haciendo. Pero los deberes de “estado” mantenían demasiado ocupado al Rey, y por eso no tenía una vida familiar plena. Esto se podía deducir de que, sin ser alguno de ellos infértiles, aun no tenían hijos. Tal vez este factor, que Deelan conocía bien, hizo a la Reina flaquear ante el encanto del Consejero.

    Nadie sospecho, meses después de que Deelan haya iniciado una relación intima y secreta con la Reina, cuando esta quedó encinta. No tenían razones para sospechar. Ni tampoco el Rey. Desde ese momento, su futuro hijo, era la mayor alegría del rey. Alegría que pronto se transformaría en tristeza y tragedia.

Faltaban pocos meses para que naciera el niño. El primogénito. Meses en los cuales Deelan preparó todo cuidadosamente. El primogénito nació. Fue presentado al pueblo como el futuro monarca en una ceremonia digna de la ocasión.

Ahora era el momento. La noche del parto, en el momento en que ambos reyes estaban dormidos, era la hora de actuar. Haciendo uso de hechizos de Silencio, para no ser escuchado, Deelan entro en la habitación del Rey por una salida secreta hecha para la seguridad del rey, y que la Reina le enseño, para así evitar a los guardias en sus citas secretas. Se dirigió a la cuna del recién nacido y cuando se disponía a hacerle una herida de muerte para continuar con el siguiente paso, se dio cuenta de la atrocidad que estaba por hacer. No podía. No podía matar a ese niño. A su propio hijo. Pero estaba muy cerca de conseguirlo y no podía echarse atrás, a si que sacó su cuchillo y se inflingió una herida en la muñeca y baño de sangre al niño. Utilizó algunas hierbas para curar y cerrar su herida y se alejó. Hasta la salida, y desde ahí deshizo el hechizo de silencio y lanzó una bola de fuego a un punto cercano a la cuna. Lo suficiente para derribarla, pero no quemar al niño. El hechizo tuvo el efecto deseado. Los reyes se despertaron y encontraron al niño herido. Se dio la alarma general y se mando llamar de inmediato a la curandera de palacio.

Minutos después llegó Deelan con la curandera. Nadie lo vio salir ni sospecharon de que el no estaba ahí cuando mandaron llamar a la mujer porque todos estaban demasiado consternados para preocuparse. Esta sería la ultima parte del plan. La mujer que mando llamar Deelan tenía cierta habilidad. Una habilidad que habría aprendido de un libro de magia que habría encontrado en su casa y del que nunca supo el origen. Pues el libro pertenecía al mismo Deelan y lo que contenía era la facultad de determinar si una persona es hijo legitimo. Una persona… o un bebe.

La curandera se acercó al niño rápidamente para curarlo. Cuando le estaba imponiendo las manos para sanarlo, se dio cuenta que en realidad el niño no estaba herido. El acontecimiento extrañó a todos. Esta era la parte difícil. Deelan tendría que infundirle la duda de la legitimidad del hijo, para que la mujer la confirme, pero sin delatarse él. Y esto fue lo que hizo:

-Oh! – Dijo Deelan- Gracias a Eru que el hijo del Rey no esta realmente lastimado.

-Rápido! Guardias! –Dijo el Rey- Revisen el palacio y encuentren al terrorista que atento contra mi hijo.

-Habría sido realmente una pena- Dijo Deelan – que su hijo hubiera salido lastimado. Después de todo, mucho tiempo lleva usted casado y este es su primer hijo.

El rey miró inquisitivamente a Deelan.

-En realidad mi señor, todo su pueblo lamentaría el saber que su futuro monarca esta muerto. Todos sabemos cuanto esfuerzo pone usted en llevar este reino de la mejor manera posible ¿No?

El rey parecía intentar decirle con la mirada a Deelan que callara. A esta altura, la curandera estaba entre las sombras, junto a la cuna, escuchando la conversación, con un dejo de curiosidad. Deelan, pretendiendo que había olvidado la presencia de la curandera, siguió hablando.

– Por suerte nada paso. Lo más probable es que si su recién nacido sufriera un accidente real, usted ya no podría sobrellevar sus deberes de rey de la mejor manera. Y ni mencionar su deber como esposo, que aparentemente, no cumplía a cabalidad…hasta ahora. Por suerte la Reina le es fiel.

Esta ultima frase desató una serie de consecuencias. Deelan miró fugazmente a la reina, que estaba sonrojada. Después, con igual rapidez miró a la curandera y adoptó la mejor mirada de asombro que pudo fingir. Después, dándoselas de actor, se sonrojó y dio vuelta su cabeza hacia el Rey. La curandera notó el rubor de la reina y el de Deelan, que no notó, era fingido. Después se fijó en como Deelan se tiraba a los pies del Rey y de la cara de furia incontrolable de este. Por su parte el Rey no pudo hacer nada por disimular el gran impacto que le produjeron las palabras de Deelan y estaba a punto de sacar su espada para amenazarlo y asustarlo, cuando siente que unos brazos le rodean las piernas. Era Deelan.

-O mi rey! Disculpad mi imprudencia! No me di cuenta de las barbaridades que salían de mi boca! Y la presencia de esta mujer extraña se había borrado de mi conciencia. Por favor disculpadme. No fue mi intención ofenderlo.

Obviamente la mujer sintió el roce en esa sala, pero no quería marcharse antes de utilizar discretamente su poder, para confirmar y salir de su duda.

-Saquen a esta mujer de aquí! – Dijo el rey.

Deelan volteó para ver si todo había resultado como él lo planeó. Ahí se percató de que la mujer tenía su mano derecha sobre la frente del niño y la mano izquierda sosteniendo un brazo del bebe. “Maldición” pensó Deelan “Esta maldita vieja aún no termina…debo darle más tiempo”

-Por favor mi señor, yo soy el culpable de esta ofensa. Nada tiene que ver lo sucedido con esta mujer. Dejadla ir y no la castigues.

El rey miró con sorpresa a Deelan después de estas palabras porque, obviamente, el no deseaba castigarla, solo que se fuera, pero en vista de las circunstancias, su orden podría, perfectamente, haber tenido varias interpretaciones. Este pensamiento hizo titubear al Rey, titubeo que le dio algo más de tiempo a la hechicera, a parte de un susto.

Deelan se dio vuelta y vio que la mujer ya había terminado su hechizo. Esta era la ultima parte del plan. Se levantó repentinamente y sujetó las manos de la mujer. Las levantó en el aire y dijo en voz alta, casi gritando:

-Que es esto? El niño ya fue curado. No debes tocarlo. ¿Qué le estabas haciendo? ¿Maldiciéndolo? ¿Dañándolo? ¡Confiesa mujer!

La curandera, al igual que el rey y la reina quedaron sorprendidos con esta acusación. La curandera no habló. Sintió miedo porque pensó que lo que estaba haciendo podía ofender a su rey. Ella desconfió. Pero se dio cuenta de que si no decía nada, podría castigarla por cargos de atentar contra el hijo del rey a si que al final dijo:

-Mi señor, nada malo contra el niño estaba haciendo. Disculpen a esta mujer por intentar satisfacer su curiosidad. No fue mi intención alarmarlos.

-¿Pero que estabas haciéndole al niño? –Dijo Deelan.

-Nada mi señor.

-Mientes!

-Déjala tranquila – Dijo el rey – Mira, el niño esta bien.

-No mi señor! Esta mujer puede haberle puesto un mal de ojo! – “Maldición” pensó Deelan – “No le digas que se vaya o todo estará perdido”-Responde! Que le hiciste!

-Mi señor, discúlpeme por desconfiar, pero lo único que hice fue verificar que este niño era hijo legitimo de nuestro rey. Es que lo que acabo de escuchar me perturbó un poco y quise confirmar…

-Y? Que viste? – Deelan ya estaba algo más nervioso. No podía contener su ansiedad. A esto, el rey se puso aún más nervioso.

-Nada mi señor. El niño es el verdadero hijo del rey.

-QUE??!! –grito Deelan- QUE DICES ANCIANA??!!

-Pues eso. El Niño es nuestro verdadero príncipe y futuro Rey.

-QUE??!! ES HIJO DEL REY??!!

Deelan sintió una mano en su hombro y la voz del rey que decía

-Por supuesto que es mi hijo…¿Qué creías?

Deelan se dio cuenta de que había perdido la compostura. Se controló. ¿Pero que había pasado? ¿Acaso verdaderamente este no era su hijo? En ese momento la reina se desmayó. La curandera y el rey corrieron hacia ella y mientras eso pasaba, Deelan, que también sabía reconocer la legitimidad, fue donde el niño y verificó. Pues si. Era verdaderamente el hijo del rey.

Días después, es sus habitaciones, Deelan se recuperaba del monumental fracaso. Pero tal vez no todo estaba perdido.

Estaba el rey en una gran cena, junto con todos sus cortesanos y gente de confianza, cuando algo realmente extraño paso. Las puertas del salón se abrieron lentamente, y por la puerta entro bañada en sangre, la curandera. El rey, la reina, y los consejeros sentados a sus lados, Deelan entre ellos, se pararon, mientras los guardias corrían a socorrer a la mujer. No había caso. Segundos después de llegar a su lado a socorrerla, la vida se escapó de su cuerpo. Como en el cuerpo habían marcas de heridas, los guardias pensaron que había sido un asesinato y le reportaron eso al rey que mando buscar en palacio al asesino.

Algunas horas después llegó un guardia a la habitación del rey y le entregó una carta. Le dijo al rey que el era el único que la había leído y que era de confianza. En la carta estaba escrita la razón de su muerte. La razón de su suicidio. El haberle mentido al rey con respecto al origen se su “supuesto hijo legitimo”.

El guardia se retiró dejando al rey solo y consternado.

Algunas horas después, el plan de Deelan se había consumado. La reina había sido encontrada por un guardia, muerta en su cama, junto al cuerpo desfigurado, difícilmente reconocible, del príncipe. El rey no estaba ahí. Se desplegó por palacio toda la guardia buscando al asesino. Le avisaron a los consejeros de lo sucedido y Deelan empezó la búsqueda, no de un asesino, que hasta ese momento nadie conocía, sino que buscó directamente al rey. Minutos después lo encontró hecho un mar de lagrimas y lo llevó ante el grupo de consejeros, mostrando la carta de la infidelidad de la reina como prueba. Era evidente que el Rey había matado a su mujer en un arranque de celos. El rey trató de defenderse, pero no había excusa alguna y el castigo se llevó a cabo. La pena máxima. La muerte.

En parte por haber sido un “gran amigo” del rey, porque utilizó su poder de “encanto” con medio Palacio y porque en realidad era un hombre muy inteligente, Deelan fue declarado como el nuevo rey. Él había ganado.

Una pequeña explicación (Para el Master)

    Bueno. Supongo que se habrán dado cuenta de que en realidad no fue el Rey el que mato a la reina. Lo que paso, después del gran fracaso del primer plan de Deelan, fue que él ideó otro plan. Fue a la casa de la curandera, el día de la gran cena, algunas horas antes. La amarró y se la llevó a palacio, pero antes, dejando la carta, que todos pensaron era de la anciana, escrita por él. Deelan sabía que ese día habría una gran cena, y sabía que en una despensa se guardaban todas las frutas utilizadas para los postres, a si que golpeó a la anciana, dejándola prácticamente muerta y la encerró en esa despensa. Cuando los cocineros se pusieron a hacer el postre, después de que la cena ya había empezado, abrieron la despensa y al encontraron a ella. La despertaron y ella intentó ir al salón a decirle al rey lo que había pasado. Obviamente no pudo. Después solo faltaba esperar que encontraran la carta.

    Una vez que la “supuesta” confesión fue llevada donde él rey, este salió de palacio. A llorar. En ese momento, Deelan fue directamente a buscar a la reina y la mató. La dejó en su pieza y lo siguiente era matar al niño. De nuevo, no pudo. A si que raptó un niño de la ciudad y lo mató y le desfiguró la cara para que no se pudieran dar cuenta de que no era el verdadero. Después fue a buscar al rey y ya saben lo que pasó.

    Deelan mandó al niño a una casa en el campo, donde lo hizo pasar por huérfano y donde se crió toda su vida. Hasta aquí llega la historia previa. Ahora pasemos a la aventura.

La aventura

Nota del Autor: Desde mi punto de vista, lo más importante no es la aventura en si, sino que la idea para crearla. Tiene que ser una idea original. La trama. La base. Una vez que se tiene eso, la aventura en si es simplemente una consecuencia. Aquí yo ya les puse la idea. O como yo la llamé, la intriga. Supongo que los Masters inteligentes se imaginarán más o menos como podría seguir a si que por el momento solo daré una rápida explicación de la aventura como yo la cree. Tal vez más adelante explique más, pero pro el momento estoy algo cansado de escribir.

La aventura comienza alrededor de tres generaciones después del incidente ocurrido con el rey de Minas Tirith. Una vez que el rey verdadero fue ejecutado y Deelan tomo el cargo, los reinos de Gondor del oeste y Rohan se separaron del reino original por que le habían perdido el respeto. Gondor del Este (antiguamente Mordor) seguía bajo el mando de Minas Tirith, pero se dividió en Cuatro sectores. Se les llamaba “Las cuatro esquinas”…tres de ellas seguían fielmente las ordenes de Minas Tirith, pero la cuarta, la esquina sudoriental mantenía una obediencia por conveniencia. No amaban al rey, pero necesitaban su protección a si que simplemente aparentaban seguir sus ordenes al pie de la letra, cuando no era así.

En esta esquina de Gondor del Este, llamada Iughay, esta el orfanato donde hace muchos años dejaron al príncipe. El príncipe creció en la ciudad y ahí tuvo hijos. Ellos siguen ahí.

Nadie sabe por que se separaron los reinos, debido a que el motivo de la ejecución del rey se mantuvo en secreto y se le hizo creer a todo el pueblo que este simplemente había desparecido. Solo los reyes de los nuevos reinos sabían que había pasado en realidad. (Cuando digo en realidad, me refiero a que saben que el rey había matado a la reina, no que Deelan había conspirado…eso nadie lo sabe…aparentemente)

El tercer hijo de Deelan, que sabía también lo ocurrido, es el que esta gobernando ahora. El tiene un corazón mucho más noble que el de su padre y en estos momentos una enfermedad incurable lo tiene amarrado a su lecho, y esta a punto de morir.

Cuando muere, están presentes los reyes de los reinos separados, la esposa, el hijo y un guardia de confianza. El rey al morir confiesa que él había encontrado hace poco el diario de su antepasado Deelan donde se decía toda la verdad (y quiero decir la verdad verdadera :P) y confiesa todo, presionado por su conciencia y así empieza la persecución. Cuando mueren se les debe recordar a los PJs que esto sucedió e incentivarlos a hacer un viaje a Minas Tirith a presentarle sus respetos al difunto…por lo demás muchas personas en el pueblo, y el reino, lo harán.

A los reyes, que quedaron estupefactos al saber lo ocurrido, no les convenía que se sepa la traición de Deelan, ya que el pueblo podría recobrar su amor por Minas Tirith y exigir el regreso del verdadero rey. Si esto sucedía los reinos se unirían una vez más y ellos perderían su poder a si que empezaron a seguir al descendiente del verdadero rey, para matarlo. Los reyes, uniendo su ingenio convencieron a la reina de que guarde el secreto, pero ella queriendo desenmascarar esta farsa, iba a decirlo, hasta que los reyes le hicieron creer que era más prudente verificar si el verdadero rey seguía con vida o si no “no valdría la pena revelar la verdad…simplemente se crearía un caos”

El guardia presente, adivinando lo que estaba por venir, creó una división a la que le contó lo que pasaba y esta partió a intentar encontrar al príncipe.

El príncipe es un PNJ y los PJs son amigos desde la infancia de él. Sería conveniente que el PNJ sea un asociado en algún negocio de los PJs o que tenga alguna relación muy fuerte con ellos. Los enviados por los reyes van al orfanato a buscar información que esta almacenada en los archivos de la dueña, que es intima amiga de los PJs (y del PNj obviamente) y al obtener una negativa, entran clandestinamente y se roban alrededor de 10 archivos, que son de las personas que ellos sospechan (ahí tienen que estar los de los PJs y del PNJ). Los aventureros al recibir la noticia se supone deberán preocuparse e ir a ver que sucede en los días siguientes. En algunas de las visitas verán a otro hombre (de la división encargada de buscar y proteger al príncipe) que también andará buscando información, y tampoco obtendrá. El es bueno a si que no entrará a robar.

Los “malos” averiguan, gracias a los archivos quien es el príncipe y lo raptan sin que nadie se de cuenta (excepto los de la división). Ellos tienen la orden de llevarlo ante los reyes renegados (que han formado una alianza en este tema) a si que los PJs tienen algo de tiempo para rescatarlo. Con esto quiero decir que no mataran al PNJ de inmediato. Si es que no se dan cuenta de inmediato del rapto, los de la división les dejarán una nota diciendo “Cuando fue la ultima vez que vieron a <PNJ>?”…debe parecer una amenaza, no una ayuda, pero igualmente los hará darse cuenta de su ausencia.

Lo que sigue es algo mas o menos bastante predecible a si que lo dejo a discreción del Master. Quiero decir la persecución, los enfrentamientos con los enviados de los reyes que probablemente se den cuenta de que los siguen, la infiltración a palacio a buscar al prisionero, etc. Lo que se les ocurra.

Ya me canse de escribir…lo que escribí en esta sección “La Aventura” es simplemente para que se hagan una idea de cómo es el modulo, como yo lo cree, pero esta bastante incompleto. Si es que lo desean, pueden pedirme que se los envíe más detallado por e-mail, ya que eventualmente, voy a terminar de escribir lo sucedido, con más detalle, pero más adelante.

Bueno, cualquier comentario, sugerencia, critica, lo que sea, por no mencionar si desean que les envía el resto de la aventura, escriban a RolMaster_@hotmail.com

Disfruten

                                    [R]ol[M]aster

Anuncios

Acerca de Bibliotecario

Administrador de Rolteca.es y Rol.es

Publicado el 22 abril, 2016 en El Señor de los Anillos y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: