Archivo de la categoría: Phenomena

YA ESTAMOS OTRA VEZ EN LIOS

(Módulo para Phenomena)

By: Enrique Garrido

Arturo López de Mendoza, un excéntrico millonario, adquirió hace varias semanas cierto misterioso inmueble, fechado a principios de siglo. Una finca en las afueras de Toledo, que se vendió a un precio excepcionalmente bajo. Pronto averiguaría el porqué de la ganga. El caserón parece embrujado debido a los extraños ruidos procedentes de diversos lugares y aposentos del edificio, y las luces se encienden y apagan constantemente. El señor López, aficionado a las ciencias ocultas y al espiritismo, llevó a cabo una sesión con una conocida médium, gracias a la cual averiguaron que la casa estaba habitada por cierto espíritu, no maligno, pero sí muy caprichoso e impredecible. En esa misma sesión, el ser que deambulaba por la mansión dio a la médium, Madame Carmen, cierta pista sobre un cuadro que debía regresar a ese lugar, y se lo comunicó al señor López.

Ni corto ni perezoso, Arturo inició sus pesquisas, y descubrió que el cuadro al que parecía referirse el espíritu era un cuadro titulado El Anillo, que curiosamente iba a subastarse en Madrid a la semana siguiente. El lienzo pertenecía a un autor desconocido, y no poseía una gran calidad. Pero en la subasta, sorprendentemente, dos personas pujaron muy fuerte por él. Llevado por la curiosidad, el señor Mendoza entró en la liza como tercer postor, subió a límites inalcanzables la puja y consiguió el cuadro a cambio de un desembolso de treinta y dos millones de pesetas ante el asombro de los asistentes a la subasta. Uno de los otros dos postores, un hombre mayor de pelo canoso con cierto acento centroeuropeo, salió despacio de la sala tras la adjudicación del cuadro.

El otro individuo se acercó al finalizar la subasta a Arturo, y le invitó amablemente a deshacerse del cuadro, ya que le traería más mal que bien. Arturo se negó en redondo, y el individuo, un tipo estirado con una afilada perilla, le espetó un contundente “Usted no tiene ni puñetera idea de con qué está tratando”, abandonando la sala a su vez, con un gesto ciertamente altivo.

Arturo quiere saber que narices esconde el cuadro. Y no se le ha ocurrido nada mejor que recurrir a los PJs, para que investiguen que hay detrás del cuadro, la casa, y resuelvan el embrollo que parece haberse montado. El DJ puede hacer que Arturo sea un contacto o conocido de uno de los PJs y le pida un favor, o bien les contrate para resolver el misterio. Lo único que les comenta es que ha adquirido un cuadro para una de sus mansiones y que le gustaría que redactaran un informe artístico e histórico sobre su nueva adquisición, sobre todo en relación con la casa donde lo ha colocado. Les ofrece una suma de dinero considerable por el informe, por supuesto, para pagar sus desvelos. No comenta una sola palabra sobre el espíritu de la casa, por supuesto, no sea que se le vayan a espantar los investigadores… Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: