Archivo del sitio

LA PIEDRA DE LA CIENCIA

Escrito Por: Chelemyn

Tres años han transcurrido desde vuestro triunfo sobre el señor de la Oscuridad Haakon en la Tumba de los Majhanes y, para el reino nórdico de Sommerlund han sido años de paz y prosperidad. Desde la derrota del demonio el poder de los señores de la Oscuridad ha disminuido. Corren insistentes rumores de que una guerra civil ha estallado en Helgedad, al luchar los debilitados señores de la Oscuridad por hacerse con el poder y el dominio de su reino. Sin embargo, es opinión muy extendida en Sommerlund que la verdadera razón de esa guerra fue el descubrimiento del tesoro perdido de Sommerlund, el Libro Sagrado. Lee el resto de esta entrada

LA CORONA DE LOS REYES

Escrito Por: Chelemyn

Como una garra gigantesca elevada en el cielo, la fortaleza de Mampang es una imagen de funestos presagios que se ha quedado grabada en vuestras mentes. Aunque se trata de la meta de vuestra misión, su aparición en la lejanía no os proporciona ninguna sensación de alivio a pesar de la proximidad del término de vuestro viaje. Sentís más bien temor ante los peligros que os esperan. No obstante, emprendéis el camino hacia el gran castillo que se divisa en lo alto, oculto en parte por las nubes que cubren las crestas más elevadas de los picos de Zanzunu.

La marcha se vuelve más ardua a medida que ascendéis por el Bajo Xamen. Las estribaciones de Zanzunu son sin duda poco transitadas por criaturas a pie y el sendero está borrado en mucho sitios. Donde el terreno es fangoso podéis distinguir en el camino huellas de cascos, que deben de haber sido hechas hace días, si no semanas. Pero, ¿qué clase de criatura ha podido hacerlas?

El sol se oculta detrás de densas nubes y el cielo se oscurece. ¿Quizá está fraguándose una tormenta? Un trueno distante que resuena en las alturas confirma vuestras sospechas. Debéis prepararos. Se acerca el anochecer, por lo que tal vez sería prudente que buscarais un lugar apropiado para acampar durante la noche. Bajo la vegetación hay multitud de sitios en los que podéis refugiaros de la lluvia, pero si pensáis dormir os encontraréis más seguros en alguna cueva.

Os detenéis a considerar en qué dirección podéis continuar con mayores probabilidades de encontrar refugio. Hacia el este y el oeste, dejando el camino, sería dificultoso andar a causa de la maleza, que tampoco os proporcionaría un buen abrigo bajo el que dormir. No, vuestra única posibilidad es seguir adelante hacia el norte. Recorréis el sendero con la mirada. A unos centenares de metros delante vuestro, el sendero tuerce a la derecha detrás de unas rocas. Con un poco de suerte en el borde de esas rocas puede haber alguna especie de cavidad en la que guareceros. Hacia allí os dirigís.

Al llegar a la curva del sendero veis lo que os ocultaban las rocas. A vuestra derecha encontráis exactamente lo que buscabais: no una, sino tres cuevas abiertas en la pared rocosa. La más próxima tiene la entrada más pequeña y probablemente se trata de una cueva poco profunda. La cueva central parece lo bastante grande para encender fuego dentro de ella, aunque puede ser muy profunda y por ello peligrosa. La tercera es de un tamaño similar, pero, mirando el sendero, descubrís que las huellas de cascos conducen a su interior. ¿En que cueva vais a buscar resguardo? ¿En la más Pequeña, en la del Medio o en la más Lejana? Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: